A 15 años del juicio que condenó por genocidio a Etchecolatz, arman archivo colectivo de memorias

Política

Fue el primer juicio en el que se encuadraron los crímenes de lesa humanidad en el marco de un genocidio perpetrado por la última dictadura cívico militar.

Sobrevivientes de la última dictadura militar, fiscales y abogados que participaron del juicio que se siguió al represor Miguel Etchecolatz en 2006 dejaron su testimonio en el archivo colectivo de memorias que elabora la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) y la Universidad Nacional de La Plata, al cumplirse 15 años de la condena a prisión perpetua que recibió el ex jefe policial por haber cometido delitos de lesa humanidad, en un proceso oral y público que por primera vez encuadró esos crímenes en un "genocidio".

El archivo colectivo de memorias es una iniciativa de la Prosecretaría de Derechos Humanos de la Universidad Nacional platense, en el marco del Programa de Apoyo a Juicios, y de la Comisión Provincial por la Memoria.

La idea es reconstruir la memoria colectiva a través de relatos en primera persona vinculados con la experiencia del juicio y del material público o privado, gráfico, audiovisual, institucional y periodístico sobre aquellas jornadas.

"Iniciado el 20 de junio y finalizado el 19 de septiembre de 2006 fue el primer juicio oral realizado en el país luego de las declaraciones de inconstitucionalidad y nulidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final", explicó la CPM en un comunicado.

Jorge Julio López.jpg
Jorge Julio López, desaparecido en democracia

Jorge Julio López, desaparecido en democracia

Destacó además que el juicio a Etchecolatz "tiene el valor de haber inscripto por primera vez en el discurso de la Justicia la caracterización de la dictadura como un genocidio".

"Signado por la segunda desaparición del querellante y testigo Jorge Julio López el día en que sus abogadas y abogados debían pronunciar su alegato, el juicio contra Etchecolatz tiene el valor de haber abierto las puertas de una verdadera 'catarata de justicia' que se ha transformado en característica distintiva de nuestro país a nivel internacional", argumentó la CPM en el texto.

En el canal de Youtube de la Prosecretaría de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de La Plata y en el portal de la Comisión provincial por la Memoria (en su cuenta de Facebook) pueden verse los registros audiovisuales de sobrevivientes de la última dictadura, familiares de víctimas, abogados querellantes, fiscales y periodistas que relataron sus sensaciones durante un proceso considerado paradigmático en la historia de los juicios de lesa humanidad.

El entonces presidente del Tribunal Oral Federal 1 de La Plata que condenó a Etchecolatz, Carlos Rozanski, es uno de los testimonios recopilados en este archivo.

Rozanski recordó: "Luego de leer el veredicto, se me acercó una señora mayor, Edna, con su pañuelo blanco en la cabeza, y me habló al oído y con su mano en el pecho me dijo 'doctor yo tuve 30 años una opresión en el pecho, hoy se me fue'".

"Eso que me transmitía con su mano en el pecho es el efecto de reparación simbólica profunda que puede tener una sentencia cuando una persona la considera justa", opinó el ex juez.

rozanski.jpg
Calos Rozanski

Calos Rozanski

El juez federal Alejo Ramos Padilla, quien en 2006 fue querellante por los organismos de derechos humanos, sostuvo que "no hubo manera de frenar la necesidad de justicia, de avanzar y profundizar los juicios de lesa humanidad y después de ese juicio vinieron cientos más".

"Fue un juicio muy esperado que no sabíamos si se iba a realizar, fue muy fuerte y trascendente y (en el transcurso) llegó la desafortunada noticia de la desaparición de Jorge Julio López", recordó Emilce Moler, una de las estudiantes sobrevivientes de La Noche de los Lápices.

La abogada Guadalupe Godoy, de Justicia Ya, recordó que en ese proceso "por primera vez se daba esa posibilidad que todos habíamos reclamado en cuanto a que hubiera juicio y castigo" a los represores.

Otro de los testimonios que pueden escucharse en el archivo colectivo es el de Elsa Pavón, amiga de María Isabel Chorobick de Mariani, la Abuela de Plaza de Mayo que buscó incansablemente a su nieta Clara Anahí, apropiada a los 3 meses de vida por fuerzas represivas, tras asesinar a su madre y a otros 4 militantes peronistas en su casa de la ciudad de La Plata.

"Chicha miró a Etchecolatz y le dijo que en lugar de estar rezando dijera, para aliviarse, dónde está su nieta Clara Anahí", recordó la mujer.

María Laura Bretal, ex detenida desaparecida de la última dictadura militar, también aportó su vivencia sobre el juicio a Etchecolatz: "No era fácil hablar teniendo al verdugo presente, amenazando como siempre, con su crucifijo colgando", rememoró.

Dejá tu comentario