El Gobierno admite que la crisis del empleo ya empieza a golpear al país

Política

NA
Por NA

La viceministra de Trabajo, Noemí Rial, admitió hoy que "la crisis de empleo que está sufriendo el mundo comienza a impactar" sobre la Argentina, mientras que un estudio de la Universidad de Belgrano advirtió que este año será recesivo para el país y el dólar subirá.



Rial señaló que "desde el Gobierno tratamos de enfrentar esta crisis, de la cual no somos responsables, con un objetivo claro: mantener el empleo".



"Vemos que hay buena voluntad de empresas y sindicatos para que, a pesar de la crisis, las fuentes laborales se mantengan en nuestro país", sostuvo Rial, al brindar una conferencia de prensa en Bahía Blanca, hacia donde viajó para tomar contacto con funcionarios, empresarios y trabajadores locales.



En ese marco, la secretaria de Trabajo resaltó que "el compromiso que todos debemos tomar es mantener vivas las fuentes laborales, que es lo que nos va a garantizar el dinamismo en el consumo interno".



Rial consideró, además, que "es necesario encontrar equilibrio económico y político para salir de la crisis. Y yo espero que hacia fines de este año, podamos ver la luz, sin que los trabajadores hayan sido quienes pagaron el precio de esta crisis".



También, la funcionaria insistió con la necesidad de que los empleadores blanqueen a aquellos trabajadores que no tengan registrados, porque de esa manera, dijo, "obtendrán beneficios fiscales y acceso al crédito".



La preocupación oficial tiene fundamentos también en distintos estudios privados.



Como consecuencia de la crisis internacional, para la Argentina este año será recesivo, con menor inflación y un dólar más alto, pronosticó un informe difundido por la Universidad de Belgrano.


 


De acuerdo con ese trabajo, la economía local caería 2 por ciento este año; la inflación se ubicaría en el 12 por ciento y el dólar, en los 4 pesos.



Sobre el tipo de cambio, el informe puntualizó que si se tiene en cuenta el tipo de cambio nominal promedio por dólar durante 2008 (3,16 pesos) y que la recaudación por retenciones puede disminuir en torno al 25 por ciento este año.



"El tipo de cambio se debería ubicar en torno a los 4 pesos para compensar los menores recursos fiscales por comercio exterior", indicó.



El trabajo académico indicó que, además, de la crisis externa, existen factores domésticos que "han impactado negativamente en la confianza interna".



En ese sentido, puntualizó que la "fuerte expansión fiscal" entre 2005-2008, las regulaciones a la economía, la intervención al INDEC, el conflicto con el agro, el endeudamiento con Venezuela y las estatización de las AFJP "debilitaron fuertemente la confianza interna".



Y advirtió que "la mayor incertidumbre local produjo una fuerte fuga de capitales durante los últimos dos años y es de esperar que se mantenga en 2009".



Según la Universidad de Belgrano, las variables financieras "también reflejan la mayor incertidumbre local: hay menor monetización de la economía. Fuerte desaceleración de los depósitos y créditos. Aumento de las tasas de interés. Y devaluación del dólar con pérdida de reservas".



Para la entidad educativa, la política fiscal "es menos expansiva y no hay financiamiento externo. Se da una fuerte desaceleración de la recaudación y no hay financiamiento internacional".



También alertó que el poder adquisitivo del salario "se deteriora, porque la inflación prácticamente devoró los últimos aumentos salariales del año pasado".

Dejá tu comentario