En Buenos Aires, votes a quien votes, también elegís a Cristina Kirchner

Política

*¿Estrategia del kirchnerismo por temor a llegar al ballottage y perder?


  • Por el sistema de “acople” implementado por el kirchnerismo, en Buenos Aires 430 boletas llevan a los mismos candidatos a Presidente y Gobernador.
  • Desde la oposición aseguran que en el kirchnerismo hay temor ante la posibilidad de llegar al ballottage y perder.

Es 28 de octubre de 2007. Un votante entra al cuarto oscuro en la escuela que le fue asignada en Lomas de Zamora y el paisaje genera confusión: seis aspirantes a la intendencia llevan en sus listas  la candidatura presidencial de Cristina Kirchner y de Daniel Scioli a la gobernación. Situaciones similares se reproducen en todos los municipios de Buenos Aires, donde hay 430 boletas aliadas a los candidatos del kirchnerismo.

“Esto es una estrategia del oficialismo donde cualquier voto viene bien sin importar de dónde venga para no llegar al ballottage. Esto se convirtió en Democracia S.A., donde se quiere ganar como sea, sin pensar en realizar internas ni en los valores democráticos y republicanos”, sostiene el candidato a la gobernación bonaerense por Recrear, Sergio Nahabetián en una conversación con minutouno.com


"A pesar de las promesas de renovación del 2005, terminan consolidando el aparato con el fin de garantizar que no se escape un voto”

 


Las listas “colectoras” o “de acople” implementadas en el conurbano permiten que  varios dirigentes K puedan competir llevando los mismos candidatos a presidente y gobernador contra el intendente de un distrito también kirchnerista. “Esto es un fraude” denuncia el candidato presidencial del Partido Obrero, Néstor Pitrola, y agrega que “es la ley de lemas encubierta y legalizada donde la víctima es el votante que termina  confundido”.

Al recorrer la calle Hipólito Irigoyen que conecta al sur del Gran Buenos Aires, se atraviesa el partido de Lanús, donde un cartel llama a apostar por la continuidad y muestra la foto del caudillo Manolo Quindimil junto a Cristina. La sorpresa se presentará al adelantarse dos cuadras y leer otro afiche en donde Darío Díaz Pérez, también junto a la primera dama, asegura que se debe “votar por el cambio”.

Desde el ARI, Marta Meffei aseguró a minutouno.com: “Me parece una locura y es parte de la inseguridad de este Gobierno, que ha encontrado un mecanismo para hacer la ley de lemas, todos llevan y abonan la misma candidatura. Aunque no es ilegal, es una decisión ética del candidato que permite esta situación”.

Al momento de analizar este fenómeno, la periodista e investigadora María O´Donnell –autora del libro


 “El ballotage es uno contra uno, con una fuerza opositora que podría homogeneizarse y encolumnarse detrás de un solo candidato. Allí habría un escenario muy diferente al actual”

El aparato”- asegura a minutouno.com que al oficialismo no le importan los dilemas éticos “mientras todos los votos vayan para Cristina”. “En Malvinas Argentinas llevan a un candidato con denuncias por corrupción. A pesar de las promesas de renovación del 2005, terminan consolidando el aparato con el fin de garantizar que no se escape un voto”, remata. 


 


En tanto, desde el oficialismo, el presidente del bloque del Frente Para la Victoria en la provincia Fernando “Chino” Navarro intentó explicar a este diario la intrincada situación que vive al competir contra el actual intendente lomense- también kirchnerista- Jorge Rossi: “Podrían haberse realizado internas pero no se dio y se usó el sistema de alianzas que da la posibilidad al vecino de elegir al mejor candidato”. “Esto puede generar confusión pero la gente va al cuarto oscuro sabiendo a qué candidato a intendente votar”, asevera.

Todo por un voto ¿el kirchnerismo teme perder el ballottage?

“Kirchner tiene miedo”, afirma categórico el lopezmurphista Nahabetian y explica “si sacan menos del 40 por ciento pasan al ballottage, allí van a perder, eso ya se ve en la calle y se observó en las elecciones de Santa Fe, Tierra del Fuego, Misiones, Neuquén y San Luis”.

Al momento de evaluar esta posibilidad, el analista político Carlos Germano dijo a minutouno.com que el oficialismo “busca un triunfo contundente, para lo cual es imprescindible obtener al electorado de Buenos Aires”. “El ballottage es uno contra uno, con una fuerza opositora que podría homogeneizarse y encolumnarse detrás de un solo candidato. Allí habría un escenario muy diferente al actual”, finaliza.

“Este sistema puede no tener un criterio lógico pero se juega a la fortaleza del aparato estatal, que sigue vigente desde la época del duhaldismo, para privilegiar el voto”, remata Germano.

Dejá tu comentario