Persecución al Grupo Indalo: Riggi devolvió el expediente a Servini y se complica la situación de Macri

Política

El juez remitió nuevamente el expediente que investiga la persecución al Grupo Indalo y sus accionistas a la magistrada. La querella había denunciado que la decisión era "injustificada".

El juez de la Cámara Federal de Casación Penal, Eduardo Riggi, le devolvió la causa que investiga la persecución al Grupo Indalo y sus accionistas a la jueza de primera instancia María Servini. La defensa había denunciado que la decisión de quitarle el expediente era “injustificada” y buscaba “paralizar” el avance de las medidas de prueba,

“Habiéndose extraído fotocopias y copias digitalizadas del expediente principal, así como del “pen drive”, cuyo contenido se desconocía, devuélvanse dichas piezas al juzgado federal interviniente”, afirma la resolución que lleva la firma del juez Riggi.

En el escrito que había sido presentado por abogado Carlos Beraldi pidiendo el retorno de la causa a la primera instancia se afirmaba que el traslado era una maniobra que buscaba paralizar la causa.

Riggi devuelve actuaciones

Para el letrado, la remisión de la causa careció de “toda justificación fáctica y jurídica” y provocó una suspensión de las medidas de prueba en marcha. Asimismo, presentó una denuncia por mal desempeño de sus funciones contra el juez Eduardo Riggi ante el Consejo de la Magistratura.

Un dato clave que sostuvo la defensa en su denuncia fue que antes de quitarle la causa Servini había solicitado a la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (Dajudeco) un informe de los entrecruzamientos telefónicos entre el ex presidente Mauricio Macri; Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, quien fuera el principal operador tribunalicio de Macri; el apoderado del Pro José Torello; integrantes de la AFIP e importantes jueces, durante el desarrollo de la causa Oil Combustibles y de lo que fuera el encarcelamiento de sus accionistas Cristóbal López y De Sousa, eje de la denuncia de maniobras ilegales contra el Grupo Indalo.

Además, la jueza había fijado declaraciones testimoniales y hasta el cronograma de indagatorias que tiene al exAFIP Alberto Abad para declarar como imputado en marzo próximo. Sin embargo, en un hecho sin precedentes, el juez Eduardo Riggi había dispuesto en las últimas horas de 2020 que toda la investigación sea elevada a Casación Penal.

El informe de las llamadas podría incluir comunicaciones entre el ex presidente y el director de La Nación Fernán Saguier días antes de que ocurriera la primera publicación del caso Oil y coincidiría con el mensaje que había enviado Rodríguez Simón a los accionistas de Indalo sobre que se preparasen “para la guerra”.