Un sector del oficialismo reclamó el postergado tratamiento del Impuesto a la Riqueza

Política

El proyecto de ley cuenta con dictamen de comisión hace casi dos meses sin embargo no fue llevado al recinto en ninguna de las tres sesiones especiales que hubo desde entonces.

La ciudad de Buenos Aires apareció esta mañana empapelada con grandes afiches para reclamar al gobierno de Alberto Fernández que impulse en el Congreso el debate para crear el denominado Impuesto a la Riqueza.

"Ni los pobres, ni la clase media. Que la pongan las grandes fortunas" reclama los afiches del Frente Patria Grande que integra el gobernante Frente de Todos.

La fuerza que tiene entre sus referentes a Juan Grabois, Itai Hagman y Federico Fagioli advirtió que la discusión "ya lleva mucho retraso" y que es necesario motorizar el debate para crear este "aporte solidario por única vez" en medio de la crisis económica que profundizó la pandemia de coronavirus Covid-19.

En rigor el proyecto ya cuenta con dictamen de comisión hace ya casi dos meses sin embargo no pudo ser tratado en ninguna de las tres sesiones especiales que hubo desde entonces.

“Estamos por terminar el año, el aporte solidario y extraordinario de las grandes fortunas ya lleva mucho retraso. Confiamos en la voluntad de la presidencia del bloque para que se vote, pero también sabemos que hay presiones para que no salga ”, explicó el diputado nacional Hagman.

Y agregó: “El Estado, con Alberto a la cabeza, está haciendo un esfuerzo inconmensurable para cuidar a todos y todas en el marco de la mayor crisis del siglo por la pandemia, que se encadena con la crisis propia fruto de la gestión de Mauricio Macri. El aporte de las grandes fortunas busca que quienes son multimillonarios, es decir a quienes realmente les sobra y mucho, hagan un esfuerzo también. Esta medida debería ir acompañada de una reforma tributaria progresiva, en donde se quite peso a los más vulnerables y se aumente a los que realmente les sobra”.

El proyecto impulsado por los diputados Carlos Heller y Máximo Kirchner contempla un gravamen por única vez para las fortunas de más de 200 mil millones de pesos, e involucraría a un universo de menos de 10 mil personas físicas. Una de las alternativas que se analizan es que se convierta en un bono emitido por el Estado para alcanzar una cifra similar a los más de $300 mil millones que se esperan recaudar.

"El 15% de lo recaudado va a ir destinado al fideicomiso del Registro Nacional de Barrios Populares (RENABAP) para seguir generando obras de infraestructura en los barrios populares y avanzar en la política de la creación de lotes con servicio", afirmó por su parte el también diputado nacional Fagioli.

De esta forma, el proyecto constituiría un puntapié inicial para contribuir a la solución del problema habitacional ya que el porcentaje destinado a la urbanización implicaría una suma aproximada de 45 mil millones de pesos. "Frente a aquellos que intentan discutir el déficit habitacional de forma superficial y malintencionada, nosotros anteponemos derechos y dignidad para poner la Argentina de pie", concluyó Fagioli.