Crónica de una mañana de máxima tensión en Diputados

Política

En una sesión convulsionada, la Cámara de Diputados aprobó y giró al Senado la reforma al Consejo de la Magistratura. Además, convirtió en ley los proyectos sobre cautelares y cámaras de casación.

Con el recinto convertido en una verdadera caldera y tras 18 horas de debate, la Cámara de Diputados aprobó en general y en particular, en la madrugada de este jueves, el proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura, que establece la votación popular de los abogados, académicos, y jueces para integrar ese cuerpo. Luego, ya sin la oposición, se trató y aprobó el proyecto que establece la creación de tres nuevas cámaras de casación y la regulación de las medidas cautelares. La sesión, que comenzara en el mediodía del miércoles, finalizó este jueves  a las 9 de la mañana.

Aunque ya había sido aprobada en el Senado, la iniciativa de reforma de la magistratura aun no es ley por haber sufrido modificaciones en la cámara baja, y volverá a la cámara alta para recibir sanción definitiva. Tras esta votación, el recinto trató y convirtió en ley .

En la votación en general de dicha medida, el oficialismo logró la adhesión de 130 diputados, uno por arriba de la mayoría absoluta requerida para esta iniciativa. Luego consiguió aprobar artículo por artículo en medio de un clima de máxima tensión y de denuncias de "fraude" por parte de la oposición, que se retiró del recinto tras una convulsionada votación del artículo 2 del proyecto, que establece la nueva conformación del Consejo.

El clima se enrareció por la intención del oficialismo de limitar el tratamiento en particular a una sola votación y más aún después de la votación del artículo 2, porque la oposición denunció que los votos afirmativos que figuraron en el tablero fueron 128, uno menos de los necesarios, pero que sumaron 129 cuando la diputada neuquina Alicia Comelli aclaró que había votado en forma afirmativa.

      rossi comelli


Sin la oposición en el recinto, con 139 presentes, el oficialismo pudo aprobar todo el articulado y, al final, propuso volver a votar el número 2, el de la discordia, y consiguió en ese caso 130 votos afirmativos.Lo mismo ocurrió luego con la votación de las otras medidas. La maratónica sesión finalizó a las 9 de la mañana.

Antes, en medio de fuertes cruces con la oposición, el oficialismo obtuvo la aprobación en general del proyecto con la mayoría absoluta requerida por la Constitución Nacional: 130 votos afirmativos contra 123 negativos. El proyecto recibió el respaldo de los legisladores oficialistas, de Nuevo Encuentro, del Frentre Cívico de Santiago del Estero y otros diputados provinciales.

Tras la votación, hubo gritos, discusiones y un fuerte rechazo de los legisladores que se oponen a esta reforma. Es que el oficialismo planteó una moción de orden para limitar el tratamiento artículo por artículo a una sola votación, y no a una por cada artículo.

En ese contexto, la legisladora por la Coalición Cívica Elisa Carrió anunció que denunciaría ante la justicia al presidente de la Cámara, Julián Domínguez, por "violación de los deberes de funcionarios público".

Ante esta amenaza, Agustín Rossi accedió a que el proyecto de ley de reforma al Consejo de la Magistratura se votase artículo por artículo pero sin debate,  situación que finalmente comenzó a las 6.06.

"A pesar de haber ganado la votación, ahora le pido que se vote artículo por artículo", fue la forma que eligió Rossi para que Julián Dominguez accediera a la votación en particular de cada artículo y retroceder en su pedido inicial.

Vale recordar que la Cámara baja comenzó a tratar sobre tablas el texto de reforma del Consejo de la Magistratura el miércoles al mediodía, el cual fue modificado tras los planteos realizados por la Corte Suprema.

Durante la madrugada, el recinto había sido escenario de un acalorado debate, con ásperos cruces, acusaciones y agravios entre los legisladores de los distintos bloques, donde sobresalió el enfrentamiento entre la diputada Elisa Carrió y su par Diana Conti, que se originó incluso desde antes de que comenzara el tratamiento sobre tablas.

Para la oposición, la propuesta del oficialismo es "antidemocrática" y pone en riesgo la independencia del Poder Judicial. Por ello, dirigentes políticos, agropecuarios y sindicalistas desarrollaron distintas acciones de presión para lograr frenar la sanción de las iniciativas. Entre otras, instalaron una carpa frente al Congreso, recolectaron firmas, y organizaron un abrazo simbólico al parlmanento, así como dos movilizaciones.

      conti vs carrio

"Que la lengua larga y filosa para injuriar se la meta justo donde va a quedar cajoneada la cuestión de privilegio", le dijo Conti, luego de que la diputada Carrió  había anticipado que iba a presentar una cuestión de privilegio contra la titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales, y denunciara un presunto acuerdo entre la Corte Suprema y el Poder Ejecutivo en las modificaciones de la reforma judicial.

Antes de entrar al recinto, Carrió volvió a fustigar contra el Gobierno y la Corte Suprema. "Cristina Kirchner y el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, pero sobre todo el presidente de la Corte, han entregado a los jueces independientes de la Nación en manos del kirchnerismo", sentenció.

En ese sentido, se refirió al "pacto" que denunció el martes entre la Presidente y Lorenzetti. Una vez en el recinto, cuando fue su turno de hablar, Carrió insistió con el pacto entre Lorenzetti y la mandataria. En tal sentido, enfatizó: "No querían que nadie se dé cuenta de que habían pactado caja. Caja, señora Presidenta. Curiosamente, siempre lo sospeché".

Carrió explicó su argumento: "A mí me dijeron muchos jueces de Cámaras Federales que la carta que se mostró ayer (martes) no es lo que ellos escribieron, que falta un párrafo". En tal sentido, acusó al Presidente de la Cámara Federal de Casación Penal, Gustavo Hornos, de negociar "un texto por orden de Lorenzetti".

"El señor Lorenzetti junto con Elena Highton de Nolasco remitieron un escrito de la Junta de Presidentes de las Cámaras Nacionales y Federales del país. Las reuniones se hicieron en un restaurante de Puerto Madero. Pero el texto no lo firmaron todos, sino solo Gustavo Hornos", afirmó.

Luego enfatizó: "Cuando uno lee el texto final curiosamente sólo se habla de la caja", dijo en referencia a la modificación que aceptó ayer el kirchnerismo y que le da a la Corte la administración del presupuesto. "¿Cuál es el párrafo que le falta? El párrafo que le falta decía que la modificación de la mayoría calificada de tres cuartas partes de la Magistratura [para elegir jueces] se aleja de la Constitución", se respondió.

      aguad vs rossi

El cruce entre Rossi y Aguad

El jefe de la bancada oficialista, Agustín Rossi, había defendido la reforma judicial y le había pedido a la oposición que no le tuviera"miedo" a la elección popular porque "el pueblo no se equivoca".

Luego de los dichos de Conti, Oscar Aguad volvió a generar los gritos en Diputados cuando criticó a Rossi por no participar de la marcha del pasado jueves. "¿Saben cuál es el pueblo al que no le tienen miedo? Al que viene con choripanes, con ómnibus y dádivas", acusó el radical.

"Convoquen a una marcha y junten voluntariamente un millón de personas", reclamó Aguad que sentenció su exposición señalando al kirchnerismo que "no son peronistas".

      Diputados aguad, amadeo, alfonsín y yoma

Las principales exposiciones

En tanto el diputado del peronismo federal, Eduardo Amadeo, había sostenido: "Esta reforma es incompatible con el funcionamiento de la democracia. Avanzando por este camino, la corrupción se da piedra libre".

Jorge Yoma, diputado del Frente para la Victoria pero alejado del oficialismo, había considerado que la reforma "no es democratización (de la Justicia) sino que esconde la domesticación del Poder Judicial".

"La Magistratura está inserta en el Poder Judicial, no es un órgano externo", afirmó y consideró que "Se pone en riesgo la libertad de decisión de un juez", al igual que "la elección de los magistrados".

El diputado kirchnerista Jorge Landau, por su parte, había asegurado que en el proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura se "reglamenta el procedimiento para adherir la boleta de consejeros a la de legisladores nacionales" que, afirmó "tendrá que tener la misma denominación", del frente por el que se presenta.

La diputada del Movimiento Libres del Sur Victoria Donda, por su parte, había dicho que en su espacio se oponen a la reforma judicial que impulsa el Gobierno por entender que "democratiza la injusticia".

En tanto, a diputada de PRO Laura Alonso aya había anticipado que el bloque del macrismo rechazaría los proyectos de reforma judicial y advertido que "quienes lo voten merecen ser llamados traidores a la Patria".

Alonso justificó su rechazo en "el artículo 29 de la Constitución" nacional, al señalar que "el Congreso no puede conceder al Ejecutivo nacional ni las legislaturas provinciales a sus gobiernos, facultades extraordinarias ni la suma del poder público" y advirtió: "el que vote a favor de este proyecto merece ser llamado infame traidor a la patria, infame traidor a la patria".

El jefe del bloque de diputados Felipe Sola había dicho en la noche del miércoles que "es triste que el gobierno haya caído en esta actitud" de que "la justicia es para los otros, para los giles", y apuntado que la idea de crear nuevas cámaras de casación es para cubrir una eventual "futura retirada".

También, alertó sobre la "peligrosidad" que significa reformar el Consejo de la Magistratura porque con los cambios impuestos "los jueces pueden ser removidos por la primera minoría que gane las próximas elecciones".

El diputado nacional por el peronismo disidente Francisco de Narváez había considerado que "el límite" a una forma de gobierno "autoritaria" son las próximas elecciones legislativas de octubre.

"Basta de tratamientos exprés para leyes centrales como esta Reforma Judicial, porque está en juego la libertad. El límite son las próximas elecciones para poner un equilibrio en el Congreso y asumir la presidencia de la Cámara de Diputados. De esa forma vuelve el debate y el Parlamento vuelve a funcionar como tal y no como una escribanía", señaló.

Desde Proyecto Sur, Fernando "Pino" Solanas había mencionado que el oficialismo impulsa la reforma judicial para "garantizar el pacto de impunidad" con la "justicia federal penal" para que se sigan "encajonando las causas de corrupción".

"Estamos frente a una reforma que refuerza claramente la posición dominante de los poderosos, estamos ante una reforma que se ríe de los intereses populares y se mofa de los intereses de los trabajadores", expresó el diputado al exponer en el debate en la Cámara baja.

Por su parte, el diputado oficialista Héctor Recalde había pedido a los jueces que tuvieran "calma" porque la reforma judicial impulsada por el Gobierno no alteraría el mecanismo de destitución de los magistrados en caso de ser aprobada.

"No es cierto que se alteren las mayorías para destituir jueces, porque seguirá rigiendo el Jurado de Enjuciamiento. Señores jueces, calma, no hay en esta modificación nada que altere esa situación", expresó el legislador.

Temas

Dejá tu comentario