Abusos en el jardín de infantes de San Pedro: investigan a docentes por falso testimonio y encubrimiento

Sociedad

Las declaraciones habían sido cuestionadas por los jueces del TOC N°2, quienes sostuvieron que "los dichos en sí mismos no pueden sostenerse porque carecen en absoluto de solidez ante la refutación".

Tres semanas después de que un sacerdote y un portero fueran condenados a 15 años por el abuso sexual simple de cinco niños en el Jardín Belén de la localidad bonaerense de San Pedro, la Justicia de San Nicolás abrió una investigación por “falso testimonio y encubrimiento” contra la directora y seis docentes de ese establecimiento educativo por sus declaraciones en el juicio.

Las imputadas son la directora Silvia Basante y las docentes Perla Basante, Florencia Bonvisutto, Daniela Garmendia, Natalia Grimoldi, María Victoria Barceló y Paula Bennazar.

Las siete declararon como testigos en el juicio que se les siguió al sacerdote Tulio Mattiussi –ex representante legal de la institución educativa-, el portero Anselmo Ojeda y la preceptora María Luján Rubíes por “abuso sexual simple agravado por la calidad de sus autores” contra niños de entre 3 y 5 años durante el ciclo lectivo 2017.

El Tribunal Oral en lo Criminal N° 2 de San Nicolás condenó a Mattiussi y Ojeda a 15 años, al tiempo que absolvió a Rubíes el pasado 24 de mayo.

La nueva denuncia contra las docentes fue presentada por el fiscal de Cámara Hernán Granda y la investigación recayó en la Fiscalía Nº 4 a cargo de Verónica Marcantonio.

El testimonio de las docentes había sido cuestionado por los jueces del TOC N°2 María Elena Baquedano, Alejandro López y Belén Ocariz en los fundamentos de la sentencia, donde sostuvieron que “sus dichos en sí mismos no pueden sostenerse porque carecen en absoluto de solidez ante la refutación”.

Además, señalaron que “pretendieron ser en un todo coincidentes (pareciendo por momentos que correspondían a un discurso transmitido de unas a otras al irse sucediendo en el ingreso y egreso a la sala de debate)”.

Todo lo contrario resultó, y quedaron en evidencia -ante la gran cantidad de detalles diversos e inconexos- las inconsistencias de sus relatos”, dijeron los magistrados.

El debate oral y público se inició el pasado 9 de mayo y, a lo largo de cinco audiencias maratónicas, que se extendieron por más de 12 horas, desfilaron decenas de testigos, mientras fuera del Tribunal se manifestaron diferentes agrupaciones de mujeres, contra el abuso eclesiástico y el abuso sexual infantil.

Embed

Dejá tu comentario