Doce consejos para evitar peleas en la mesa de Año Nuevo

Sociedad

La ceremonia de Año Nuevo a veces termina con un sinsabor por las peleas entre familiares por la razón que sea. Especialista da consejos para evitarlas.

La licenciada Elvecia Trigo elaboró un dodecálogo para evitar conflictos y que la mesa de Año Nuevo sea realmente una noche de paz y noche de amor. Cómo hacer para que la grieta no se siente en el inicio de 2022 a cenar.

Consejos para evitar peleas en la mesa de Año Nuevo

  1. Antes de organizar la cena de Año Nuevo, es conveniente que te hagas estas preguntas: ¿Estás siendo honesto con vos mismo? ¿Realmente tenés ganas de estar con las personas con las que vas a pasar Año Nuevo? ¿Por qué lo haces? ¿Tenés la necesidad o lo hacés sólo por tradición, porque es lo que se espera de vos? Dejá de pensar en lo que opinará el resto, pensá en lo que te pasa a vos y no te traiciones.
  2. Decidir dónde y con quien estar no siempre es posible. A veces el entorno y las circunstancias nos ponen en un lugar donde no estamos cómodos. Como en la vida, no todo siempre es como queremos.
  3. Hay gente que decide estar con la familia de la pareja, aun cuando no está cómodo. Esta decisión es entendible si se hace desde la madurez y el cariño. Si uno es adulto para tomar esta decisión, debería ser adulto para sostenerla hasta que termine el encuentro, y si algo sale mal, declinar la próxima invitación.
  4. Hay que ir predispuestos a la paz, y no al conflicto. Aunque sea habitual que haya peleas, el propósito de la fecha es que haya encuentro. Y esta es, más que ninguna, una celebración de paz y armonía. Sólo con predisposición a veces se marca la diferencia.
  5. Hay temas que deberían evitarse en una mesa de Año Nuevo. Política, viejos conflictos, fútbol, sexo, creencias o religión. A veces creemos que sabemos con quién podemos y con quién no hablar de ciertas cosas. Pero no nos confiemos. Tal vez haya alguien en la mesa que no conozcamos tanto.
  6. ¿Hay algo más agotador que competir entre familiares? Preguntate si es realmente importante quién puso la casa, quién trajo más comida o quién pago la bebida.
  7. Evitar las discusiones en público con alguien que nos molesta no quiere decir no abordar un problema. La clave es explicarse con calma y seguridad. Y lo más importante, OTRO DÍA, nunca durante la reunión. Los gritos no llevan a nada. El resto no tiene porque ser espectador de discusiones ajenas.
  8. En las fiestas también son muy comunes los conflictos entre ex parejas cuando tienen hijos en común. La mesa no es ni un juzgado ni un campo de batalla. Hay que estar dispuesto a dejar los reproches anotados en una libreta para discutirlos en un ámbito más apropiado. Si pensás que en la reunión el conflicto es inevitable, no vayas.
  9. Si estás esperando la Año Nuevo por el alcohol, algo estás haciendo mal. Antes de consumir, pensá si lo hace para disfrutar o porque necesitás encubrir un sentimiento de depresión o incomodidad. Una borrachera puede agravar un problema, pero nunca resolverlo.
  10. Hablando de alcohol, festejar no es sinónimo de embriagarse. Por el contrario, el exceso puede llevar a convertir una celebración en una situación incómoda y hasta en una tragedia. Prudencia.
  11. Si sos el dueño de casa, no deberías tener miedo de poner algunas reglas, aunque esta es una difícil tarea. No está mal pedir amablemente a las personas que discuten que lo hagan en otro momento. Tampoco está mal retirar el alcohol de la mesa si alguien se excede.
  12. Los balances de fin de año nos ponen en evidencia cuando no logramos lo que teníamos previsto. Estar atento, alguien puede estar deprimido si tuvo un mal año y podría necesitar contención. Los balances habría que hacerlos siempre sobre la marcha, y no dejar caer todo el bajón a fin de año. El cambio a 2019 debería servir para replantearse cómo se encarará el año que viene, y no para lamentar el que pasó. Planificar nuevos proyectos, transformarse y aprender de lo vivido.Si leíste todo esto, pasaron las fiestas y aun así salió todo mal, no te desanimes. La vida siempre da revancha y en este caso, será en apenas una semana: en Año Nuevo. Podés analizar esta experiencia para no repetir errores el 31 de diciembre. Y también podés cancelar todo, y animarte a hacer algo distinto. Estás en tu derecho, no es algo que debería ofender a nadie.

Licenciada Elvecia Trigo Psicóloga MN 5442

Embed
Sumate al canal de Telegram de minutouno.com

Temas

Dejá tu comentario