¿Cuánta libertad tenemos en la Argentina para elegir herederos?

Sociedad

*Tras la polémica por la herencia de Bergara Leumann...

Las controversias acerca de la validez del testamento, abiertas tras el fallecimiento de Eduardo Bergara Leumann, son sólo una muestra de una situación que se repite hasta el hartazgo en la Argentina.

El desconocimiento de la ley, las dudas, las confusiones y las intenciones a veces espurias de los familiares y conocidos del muerto, conforman un cocktail explosivo que es mejor desactivar con información y tiempo.

“Cuando fallece una persona hay dos tipos de sucesiones: Ab Intestato  y Testamentario. El primer caso es cuando el causante (el fallecido) no deja testamento. El segundo, es cuando la persona en vida deja un testamento en el cual deja plasmada su voluntad (a quién deja los bienes). Éste se puede revocar en cualquier momento debido a que la persona puede cambiar de opinión. ”, explica la abogada Nora Granillo.

Y agrega: “La herencia es como una torta que se reparte entre los herederos forzosos. El 50 por ciento de la herencia es para la esposa, o esposo, y el otro 50 por ciento, se distribuye entre los hijos que haya. Aún así, hay un porcentaje que el causante puede destinar a donde quiera. Siempre y cuando, no perjudique la legítima herencia de los familiares directos”.

Pero, ¿qué sucede en el caso de una persona que, como Bergara Leumann, no tenía cónyuge ni hijos?  La abogada explica a minutouno.com que en los casos en que no hay herederos forzosos, otros familiares sanguíneos ocupan esos lugares. Es decir, que si tiene hermanos, primos o tíos, por ejemplo, ellos pasan a ocupar los lugares vacantes”.


 


Pero como en este caso hay un testamento de por medio, las cosas cambian. "Un testamento es válido cuando no hay herederos forzosos y cuando no hay ninguna discapacidad mental que lo anule. Por lo cual, el de Leumann es válido. Si el actor no hubiera hecho testamento, sus primos serían los herederos, no la pareja. Pero existiendo éste, ellos no pueden hacer nada", explicó a minutouno.com la abogada Mirta Nuñez.



Desheredar  (evitar dejarle bienes) a un familiar cercano no es tan simple. La razón por la cual no quisiéramos dejarle ni un alfiler debe estar en la detallada lista de motivos que enumera el Código Civil en sus páginas. De lo contrario, inevitablemente nuestro "enemigo íntimo" será destinatario de una porción de la torta.

Dejá tu comentario