La televisión argentina cumple 70 años: así fue como comenzó todo

Sociedad

Un 17 de octubre de 1951 comenzaban en el país las transmisiones regulares de televisión gracias al impulso que le dio el gobierno de entonces, al intusiasmo de Evita y el trabajo de precursores como Jaime Yanquelevich.

Ya en 1927 la BBC realizaba las primeras emisiones no experimentales de televisión, con programación regular en horarios determinados. En Estados Unidos, las cadenas CBS y NBC hacían lo propio desde 1930.

Debieron pasar dos décadas para que esas nuevas tecnologías llegaran a América Latina: en 1950 comenzaron las transmisiones con programas regulares en México; pocas semanas más tarde lo haría Brasil y antes que termine ese mismo año les seguiría Cuba.

La Argentina, mientras tanto, parecía rezagada en el consenso regional. Si bien en 1942 el empresario Eduardo Grinberg había realizado emisiones experimentales desde la tienda Harrod’s, tuvieron que pasar varios años y la intervención del gobierno de Juan Domingo Perón para que el mundo de la TV comenzara a funcionar.

A mediados de 1951 Jaime Yankelevich regresaba de los Estados Unidos con los equipos necesarios: transmisor, cables, luces, acoplamiento de antenas, dos equipos móviles, once cámaras y 450 televisores que fueron repartidos entre casas de artículos para el hogar y el resto vendidos directamente. Se habían invertido unos 25 millones de dólares.

En septiembre de ese año se iniciaban las transmisiones experimentales desde la terraza del Ministerio de Obras Públicas de la Nación. La primera transmisión de prueba fue de tres horas y tuvo ante las cámaras al locutor Fito Salinas, de Radio Belgrano, y el trío musical Los Prado, todos dirigidos por Enrique Telémaco Susini, uno de los "locos de la azotea" de 1920.

Todo estaba preparado, todo estaba ajustado para iniciar las transmisiones regulares de televisión, que por el momento serían seguidas por unas 200 familias que tenían un aparato receptor en sus hogares. Costaban unos 8.000 pesos y el salario medio de entonces rondaba los 1.500. No obstante, prometía convertirse en un medio masivo como jamás se había visto.

Nada mejor, entonces, que arrancar con el acto por el Día de la Lealtad de aquel 1951, en el sexto aniversario del 17 de octubre inaugural. Para cubrir la convocatoria de la CGT se instalaron tres cámaras en el edificio del Banco Nación. Evita, que había sido una de las principales entusiastas de la televisión, estaba ya muy enferma.

Poco después, las transmisiones eran diarias, de 16 a 19 y de 21 a 23, e incluían espectáculos musicales, los primeros teleteatros, espectáculos de variedades, servicios para el hogar con Doña Petrona, peleas de boxeo y el 18 de noviembre, con el auspicio de YPF, se transmitió el partido San Lorenzo-River desde el viejo "Gasómetro".

Aunque en cierto declive, como señalan algunos agoreros de las novísimas tecnologías, el avance de la televisión en la Argentina –con sus altas y bajas, con sus periodos más claros y otros más oscuros (incluso manchados de sangre)– ha sido imparable. Hoy cada hogar cuenta con al menos un aparato, lo que da idea de su alcance.

Quizá vengan otros formatos, con el avance de las plataformas digitales, los teléfonos celulares y otros dispositivos; diferentes formas de ver y escuchar, más interactivas; otros contenidos, distintos a los actuales, todavía apegados a una tradición de siete décadas. Pero difícilmente alguien pueda vislumbrar un futuro próximo sin televisión.

60 años: Inicio de la televisión el 17 de octubre de 1951

Dejá tu comentario