Femicidio en La Angostura: el desgarrador testimonio de una amiga de Guadalupe Curual

Sociedad

La joven que convivía con la joven asesinada contó que la víctima vivía con miedo de que su ex pareja la encuentre y recordó cómo fueron sus últimos días.

Lucía Navarro era una de las mejores amigas de Guadalupe Curual, vivía con ella y hasta planeado irse una semana de vacaciones al campo del padre de Guadalupe en Villa Llanquín. La joven relató cómo fueron sus últimos días de su amiga asesinada por su ex novio en Villa La Angostura.

Horas antes de que Bautista Quintriqueo la matara en pleno centro de Villa Angostura, ya se había “corrido” que estaba buscando a Guadalupe para matarla.

Guadalupe y Bautista Quintriqueo.jpg

Fue la ex pareja de Lucía quién le dijo más temprano que no estuviera con Guadalupe esa noche porque Quintriqueo la iba a matar. Guadalupe había ido a pasear a Traful con su nena y su nuevo novio, un joven policía.

“Desde temprano andaba nervioso me decía que yo no este con ella esa noche, habían estado juntos el día anterior. Mi mama lo vio raro, le dijo que no estaba bien. Apenas me contó eso mi mamá, la llamé a Guada y le dejé un mensaje, que ni bien llegue que me llame urgente. Se había ido a Traful y no tenía señal. Ni bien entró, por la YPF me llamó. Le conté lo que me había dicho mi ex, que Quintriqueo la iba a buscar y la iba a matar, le dije que no ande sola, relató Lucía en diálogo con Diario Andino.

"Estaba esperando verla para hacer lo que hizo. Lo iba a hacer en la esquina de su trabajo, donde sea", agregó.

Eso fue minutos antes del fatal desenlace. Guadalupe junto a su nueva pareja y la beba estacionaron el auto en las inmediaciones de la Plaza de los Pioneros. No se sabe cómo, pero Quintriqueo los encontró, los amenazó, forcejeó con el policía y le propinó varias puñaladas en distintas partes del cuerpo. En ese momento Guadalupe comenzó a correr. La beba quedó adentro del auto, por lo cual no se sabe si Guadalupe huyó también para alejar al femicida de su hija, por temor a que la matara a ambas.

Guadalupe había radicado seis denuncias por amenazas y violencia en los últimos meses y la justicia dispuso dos restricciones de acercamiento que las incumplía sistemáticamente. A fines de enero, ella paseaba por la calle con su beba en el cochecito, él la agarró, la tiro al piso y comenzó a pegarle.

Embed

“Por las denuncias se había calmado”, contó Lucía. Pero cuando se enteró que estaba saliendo con alguien, la escalada de violencia y amenazas fue en aumento.

"Ellos pensaban que andábamos con veinte pibes jodiendo, no nos querían ver con nadie”, dijo Lucía respecto de su ex y Bautista. “Nos decían lo mismo, que nos íbamos a matar con quien estemos. Las mismas amenazas. Cuando nos aislaron, Guadalupe no podía estar sola, tenia miedo, tenia mucho miedo. Yo estaba más tranquila porque el otro siempre me decía que me iba matar, y por suerte no había pasado nada”, agregó la joven, quién radicó ayer la denuncia en la Comisaria 28 contra su ex y hoy le entregaron un botón antipánico. Esperan que la fiscalía tome medidas.

Guadalupe hacía poco que había conocido al policía y estaba contenta. “Recién se estaban conociendo, el era buen pibe y estaba enganchando. Ella se le notaba que estaba como enamorada”, contó Lucía.

Como ella cuidaba a la beba de Guadalupe, varias veces era Quintriqueo el que le entregaba a la nena. “Un día me mandó un mensaje por WhatsApp y me dijo que `ya sé que Guada anda con un milico, y vos sabés todo`”, dijo. Eso fue hace unas dos semanas.

“Guada era una chica educada con la gente, amorosa y con la nena un amor, con toda la gente, educadísima, era re buena como amiga. Nos estábamos conociendo y me invitaba a comer a dormir”, contó Lucía.

chapita violencia de genero chapa placa banner