Revelan los chats con amenazas que terminaron en el femicidio vinculado

Sociedad

Mariela Melanie Díaz, de 19 años, fue detenida e imputada por el homicidio del joven de 22 años que había comenzado una relación con su expareja.

Mariela Melanie Díaz, de 19 años, fue detenida tras irrumpir en la madrugada del miércoles en la casa de su exnovia, Ayelén Antivero, y matar de una puñalada en el pecho a Emiliano Benítez, de 22, quien había iniciado una relación sentimental con Ayelén.

La joven detenida quedó imputada por el delito de “homicidio agravado por su intención de causar sufrimiento en una persona con la cual tuvo una relación de pareja” previsto en el artículo 80, inciso 12 del Código Penal, conocido como "femicidio vinculado".

El hecho ocurrió en una vivienda de la calle Jujuy, entre Alfieri y Modarelli, de la localidad de Campana, en el norte de la provincia de Buenos Aires, y fuentes policiales informaron que tras un llamado al 911, los efectivos concurrieron a ese domicilio y, al ingresar, hallaron el cadáver de Benítez, el cual presentaba una herida de arma blanca a la altura del tórax.

Según el relato de testigos y vecinos, minutos antes, la víctima había sido atacada por Díaz, la joven de 19 años que había mantenido una relación de pareja con la actual novia de Benítez, y que ya había amenazado varias veces con matarlos a ambos si los encontraba juntos.

De hecho, la detenida le había anticipado el brutal ataque a su ex: “Pedazo de lora. Voy a ir y te voy a cagar a puñaladas. No me busques porque no me importa nada. Cacho de salame tenés en tu casa. Te voy a matar, te juro”, le aseguraba a través de Whatsapp.

mensaje whatsapp.jpg

De acuerdo con la investigación, Díaz se acercó a la vivienda en la que estaba la pareja mirando televisión y comenzó a golpear la puerta, pero como no hubo respuesta empezó a patearla. Tras ingresar por la fuerza, la acusada le preguntó a él qué hacía ahí y, casi inmediatamente, le dio una puñalada en el pecho, a la altura del corazón, con un cuchillo que había llevado.

La víctima salió corriendo a la calle y su novia se escondió en la habitación en la que dormía su hijo de cinco años, tras lo cual la agresora quiso entrar por la fuerza para atacarla. Sin embargo, Ayelén pidió ayuda a los gritos para que su hermana, que vive al lado, fuera a socorrerla y, ante esa situación, Díaz se retiró de la casa.

La fiscal Ana Laura Brizuela, titular de la UFI 2 de Campana, imputó a la joven por el delito de “homicidio agravado por su intención de causar sufrimiento en una persona con la cual tuvo una relación de pareja”, el cual contempla en un futuro juicio oral la pena de prisión perpetua.