Tras escandaloso audio, rechazan excarcelar a comisario porteño en la causa por Lucas González

Sociedad

Rodolfo Ozan seguirá detenido luego de que saliera a la luz un audio en el que se lo oye hablar de "emprolijar" el hecho que terminó con la vida de Lucas González.

La justicia rechazó excarcelar a uno de los comisarios de la Policía de la Ciudad, Rodolfo Ozan, detenido el domingo luego que de que saliera a la luz la conversación que mantuvo con otro policía en el que hablan de “emprolijar” el hecho que terminó con la vida del joven jugador de Barracas Central, Lucas Gonzalez, y la tentativa de homicidio de sus amigos.

Para el juez Martín Del Viso “luce verificado el peligro de fuga y de entorpecimiento de la investigación”, y además argumentó que aún faltan medidas de prueba que podrían llevar a identificar a otros posibles partícipes, por lo que rechazó el planteo de excarcelación y también de una medida alternativa como tobillera electrónica.

Ozan habría sido una de las primeras autoridades en llegar al lugar tras el asesinato de Lucas, cuando quedaron detenidos los amigos del joven. Así surge del audio de un teléfono de uno de los policías acusados que se conoció recientemente en el que hablan “Rodo” (que sería Ozán) y “Fabi” (Fabián Du Santos, un policía ya procesado), para justificar el “mocazo” de la brigada.

Según el magistrado, “la batería de medidas en curso a instancia de la Fiscalía, no solo para acreditar su teoría del caso sino para identificar a otros posibles partícipes, lo que resulta de por sí suficiente, al menos por ahora, para mantener el encierro coactivo que asegure el normal desenvolvimiento del proceso”, según argumentó para rechazar la excarcelación.

El juez Del Viso advirtió que debe tenerse en cuenta especialmente “la condición de funcionario policial de alta jerarquía (comisario) que ejerce el imputado, como las circunstancias y naturaleza del hecho por el que fue detenido, pues justamente la atribución consiste en su posible participación en el encubrimiento de hechos de extrema gravedad”.

Rodolfo Alejandro Ozan, entre otros, está acusado de “haber alterado los rastros y pruebas del delito cometido por Nieva, López e Issasi (los acusados del homicidio) al aparentar que se había tratado de un enfrentamiento y 'plantar', para sustentar aquella posición, el arma de utilería dentro del rodado en el que se trasladaban las víctimas”.

También, sostuvo el fiscal Leonel Gomez Barbella, que les habrían referido a los adolescentes detenidos frases tales como “a estos villeritos, hay que darle un tiro en la cabeza a cada uno. Donde tenes la falopa, donde está el arma con la que mataste a tu amigo”.

La defensa de Ozan solicitó que se le conceda a su asistido la excarcelación al entender que cuenta con arraigo, un empleo conocido, y una familia a su cargo.

Enfatizó también que estuvo a derecho desde el inicio, y asumió en ese sentido que no podía sostenerse un peligro de fuga.

A su modo de ver, el avanzado estado de la pesquisa avienta el peligro que Ozan entorpezca la investigación. Para finalizar, destacó la existencia de medios tecnológicos, como las tobilleras, que morigerarían una situación de privación de la libertad bajo control, en forma domiciliaria.

El fiscal Gomez Barbella se opuso al pedido. Sostuvo que la escala penal prevista para el conjunto de los ilícitos atribuidos impediría que pueda acceder a la libertad anticipada al superar en el máximo el tope de ocho años de prisión.

Ponderó la gravedad del hecho investigado, pues se habría fraguado un procedimiento policial en cuyo contexto se provocara sufrimientos a cuatro damnificados después de haber sido baleados por personal policial. También advirtió que aún faltan medidas de prueba para identificar a otros posibles partícipes.

Para el Ministerio Público Fiscal las conductas atribuidas a Ozan podrían calificarse en los delitos de falsedad ideológica, privación ilegal de la libertad agravada por abuso funcional y sin las formalidades de la ley, encubrimiento agravado por la condición de funcionario público y por ser el delito precedente especialmente grave e imposición de torturas, todos en concurso.

“Cabe decir entonces que la pena prevista para el conjunto de los delitos que la Fiscalía imputa no permitiría la libertad anticipada”, concluyó el Juez.

En la causa hay 16 detenidos y tienen procesamiento confirmado los 3 policías de la Ciudad Gabriel Alejandro Issasi, Juan José Nieva y a Fabián Andrés López como coautores del delito de homicidio doblemente agravado por haber sido perpetrado con alevosía y por haber sido cometido por miembros de las fuerzas policiales abusando de sus funciones (en perjuicio de quien en vida fuera Lucas González) en concurso con tentativa de homicidio doblemente agravado contra los amigos de Lucas.

Para la justicia quedó demostrado que no existieron sospechas “razonables y suficientes” que justificara el inicio y la continuación del seguimiento que la brigada compuesta por Issasi, Nieva y López emprendió sobre el automóvil Volkswagen Suran, en el que viajaban los chicos y menos aún para lo que sucedió después.

Les cruzaron un móvil no identificable del que bajaron con armas en mano, sin vestimenta oficial y sin realizar un acto que diera a conocer su condición de policías o dar la voz de alto, y cuando los adolescentes intentaron naturalmente eludir la situación, los tres imputados abrieron fuego indiscriminadamente para atentar contra la vida de los tripulantes de la VW Suran, terminando así con la de uno de ellos -de solo 17 años. Intentaron hacer lo mismo con la de otros tres de la misma edad.

“Quedó en claro entonces la arbitrariedad, irracionalidad e ilegalidad con la que se condujeron, y encima, frente al suceso que encarnaron, informaron vía 'truking' e hicieron insertar en actas que habían protagonizado un “enfrentamiento” armado -que jamás existió para convertir en victimarios a quienes habían sido en verdad sus víctimas, pues solo ellos, es decir, los policías, hicieron uso de armas de fuego, no los menores, que ni siquiera tenían en el automóvil algún arma o elemento contundente, ya que viajaban tranquilamente a sus hogares luego de entrenar en un club cercano al lugar de los acontecimientos”, recordó el Magistrado en la resolución que rechazó excarcelar a Ozán.

Para el abogado querellante Gregorio Dalbón, no hay dudas de que los policías llegarán detenidos al juicio oral.

Dejá tu comentario