"Estaba casi muerto": dramático relato de la mamá del joven atacado por una patota en La Plata

Sociedad

Un joven de 18 años fue brutalmente atacado por una patota a piñas, patadas y le partieron un ladrillazo. Perdió y ojo y continúa internado.

Maicol Rivero fue brutalmente atacado por una patota en la localidad de Abasto, La Plata. Por la golpiza debió ser internado de urgencia y perdió la visión de un ojo.

"Esto ocurrió el domingo 28 a la madrugada en 521 entre 209 y 210. Había una fiesta clandestina en una casa de esa cuadra donde fueron unas 50 personas, aproximadamente. Entre ellas, estaban cuatro muchachos que se cruzaron con mi hijo, que en ese momento iba con su hermano de 16 a un kiosco ubicado en la esquina. Uno de ellos quiso golpear al más chico y él saltó a defenderlo. Ahí fue cuando otros tres empezaron a pegarle", explicó Patricia Kotowski, mamá del joven de 18 años, dialogó con el portal 0221.

Los agresores conocían a Rivero ya que trabajaban juntos en una quinta, y a pesar de esto, lo atacaron ferozmente: "Le dieron un piedrazo en la cabeza que lo dejó inconsciente. Al quedar así en el piso, le empezaron a pegar patadas, piñas y le reventaron un ladrillo hueco en la cabeza. Después vino otro que le pegó con una botella de vidrio en la cara. Eso le provocó todos los golpes que tiene en el rostro y la pérdida de la visión".

Embed

En un momento, los agresores escaparon del lugar y dejaron al chico tirado en grave estado, en ese momento un vecino que lo vio lo trasladó de urgencia al hospital Rossi. A Patricia le avisaron del estado en que había ingresado su hijo al nosocomio: "La desperté a mi hermana porque tenía miedo y no quería ir sola. No sabía que había pasado, me dijeron que estaba prácticamente muerto. Estaba desvanecido, tenía la cara cortada y el ojo completo lo tenía para afuera".

Por las heridas, Maicol debió ser intervenido quirúrgicamente: "Le pudieron salvar el globo ocular, pero el iris se lo tuvieron que retirar. Por ende, quedó ciego".

"Le tienen que poner una prótesis en la zona del ojo para que se vea más estético, le tienen que hacer una cirugía plástica. Tiene 20 puntos en la cara", explicó la mujer.

Los agresores del chico siguen libres, y Patricia busca que la Justicia actúe rápidamente porque tiene miedo que el hecho quede impune: "Los cuatro son de Chaco y vinieron acá a trabajar, no tienen familia en La Plata. Queremos que los agarren antes de que se puedan escapar", remarcó.

Temas