La Rioja: militantes atacaron la residencia del gobernador

Sociedad

Un grupo de empleados municipales reclamaron por la falta de pago a quienes fueron incluidos recientemente dentro de la planta permanente.

Una serie de incidentes ocurrieron anoche en La Rioja, donde manifestantes incendiaron el portón de entrada a la residencia del gobernador, Ricardo Quintela. También prendieron fuego cubiertas y arrojaron basura y piedras.

Desde el gobierno de Quintela aseguran que los manifestantes serían simpatizantes de la intendenta Inés Brizuela Y Doria, quién habría estado a la cabeza de las protestas las cuales fueron por la falta de pago a empleados municipales que fueron incluidos recientemente dentro de la planta permanente por la jefa comunal. El reclamo se extendió desde el viernes 5 de noviembre y durante todo el fin de semana.

protesta la rioja

Con la funcionaria radical apartada para llevar a cabo parte de su agenda, manifestantes tomaron el control y subió la tensión del conflicto en el acampe.

De acuerdo a los medios riojanos, la tensión escaló al máximo cuando los manifestantes comenzaron a quemar gomas en el ingreso a la residencia e intentaron prender fuego un portón. Además, hubo piedrazos contra la policía y hacia el interior de la casa oficial.

El oficialismo provincial dice que la raíz del conflicto es que la intendenta pasó a planta permanente a unos mil empleados municipales y luego adujo que la provincia no le gira los fondos para pagar los sueldos.

Brizuela, en cambio, asegura que Quintela le traba los fondos en una maniobra de desestabilización antes de las elecciones. Además, la intendenta denuncia que personas que responden al gobernador impiden la recolección de basura en la ciudad y la semana pasada le intentaron tomar el municipio.

Las marchas contra Quintela data desde hace días. Todo indica que, ante la derrota que Juntos por el Cambio sufrió en las PASO riojanas por más de 18 puntos de diferencia, Brizuela Y Doria acudió a una medida proselitista utilizando al Estado sin medir las consecuencias sociales con el fin de achicar la diferencia en las urnas, pues lo hizo 20 días antes de las elecciones de medio término.

Por ese motivo, el pasado 21 de octubre, la jefa comunal intentó desviar la responsabilidad al gobernador Ricardo Quintela movilizando a un grupo de trabajadores en vehículos oficiales de la comuna llevándole un petitorio para que se haga cargo del pago de sueldos. Lo hicieron por la fuerza, con violencia, insultos y cánticos, también entonados por la dirigente radical/ macrista, cuyas imágenes se viralizaron, llegando, incluso, a los medios nacionales afines.

Embed

Temas

Dejá tu comentario