El crudo testimonio de una de las detenidas por protestar en el Congreso: "Me encadenaron al piso"

Sociedad

Nora Longo fue una de las tantas personas que rechazaron en la calle la Ley Bases, y ahora el fiscal Carlos Stornelli podría pedir su detención por "sedición".

"Terroristas y golpistas", los describió el vocero presidencial, Manuel Adorni, cuando se refirió a las 33 personas que fueron detenidas desde el miércoles pasado por manifestar su rechazo a la Ley Bases frente al Congreso de la Nación. Nora Longo fue una de los 17 liberados desde ese día, pero aún hay 16 acusados, incluido un vendedor de empanadas de 64 años.

Longo, que es una trabajadora de gastronomía con un emprendimiento propio y dos empleados, está en la lista de personas a las que el fiscal Carlos Stornelli podría detener nuevamente tras el armado de una causa por supuesta "sedición".

"Estoy dentro de la lista de los 14 que tiene el fiscal está mi nombre y quisiera saber el motivo", expresó la mujer en el canal C5N al relatar el horror que sufrió la semana pasada tras ser detenida por efectivos policiales en la zona del Congreso. "Me autoconvoco, fui solita", apuntó la mujer.

Longo caminó las siete cuadras que separan su casa del Congreso y en apenas 15 minutos captó la atención de efectivos policiales que la rodearon. "Me detuvieron a las 17.45, yo pido que se fijen en las cámaras a ver qué hice", sentenció.

"Los manifestantes ya se estaban yendo. Estaba todo muy vallado, entré por Entre Ríos e Hipólito Yrigoyen. Los gases lacrimógenos eran insostenibles. Ahí saco mi teléfono y hago una grabación que le mando a una amiga. Obviamente que estaba el auto incendiado, el lío estaba terminado", relató la mujer, como testigo de una contienda que acababa de ocurrir.

Longo empezó a caminar por la calle Virrey Cevallos, donde vio a un grupo de "gendarmes muy camuflados en el medio de la calle, y en la vereda, a la Policía Federal" y luego escuchó el grito "desgarrante" de una mujer a la que luego divisó "en andas" de efectivos policiales.

Otra vez, Longo empezó a filmar la secuencia.

"En el costado veo a un señor que estaba en el piso, boca abajo, con cinco o seis policías con la rodilla encima", describió acerca de Remigio Ocampo, el vendedor de empanadas de 64 años que sigue detenido junto a su nieta e hija tras ser acusados de "sedición" por vender sus productos durante la manifestación contra la Ley Bases.

En ese contexto de caos un "hombre vestido todo de marrón, de civil" se le acercó a Longo para intimarla a que deje de filmar, a lo que la mujer respondió que estaba en su derecho -lo cual es cierto- y el policía -sin identificarse- la dejó detenida.

"Las otras dos chicas, me enteré, son la hija y nieta de Remigio Ocampo", agregó Longo sobre la joven de 18, Mía Ocampo, y la mujer de 28, Belén Ocampo.

Embed

Ya en la dependencia policial los efectivos intentaron hacer firmar un papel a Longo, cosa que se negó a hacer, y quisieron obligarla a someterse a una revisación médica, que la mujer también rechazó, entre otros motivos, por innecesaria y porque era realizada por oficiales masculinos.

"Ahí empezó la Odisea. Me llevaron a un lugar tres o cuatro pisos bajando una escalera, a una celdita a oscuras. Pregunté por qué motivo tenía que entrar. Me encerraron sola e incomunicada, me habían sacado la billetera, el teléfono... Ese número de teléfono lo tengo hace 20 años. Como a la hora vino la otra chica detenida, la que yo filmé. Me contó por qué la detuvieron. A las dos horas trajeron a la otra chiquita. Todo esto eran las 23.30 de la noche. Pasamos toda la noche ahí", relató.

Eran poco más de las 2 de la tarde del jueves cuando los policías se dignaron a darle un pancho de comer a cada una de las mujeres, y luego las trasladaron a Comodoro Py para que comparecieran ante la Justicia.

"Ya ahí teníamos nuestros teléfonos. Nos pusieron en una oficina de la jueza a todos los presos. Nosotros no sabíamos que teníamos que tener un abogado porque no sabíamos qué pasaba en el 'afuera'. Obviamente mi hijo, mi madre, estaban movilizados", agregó.

Ya con una abogada defensora, Longo logró recuperar su libertad mientras se vio cara a cara con la jueza María Servini, que quedó al frente de la causa por "sedición".

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/gabyvulcano1/status/1803132623293718989&partner=&hide_thread=false

Mientras tanto, el fiscal Carlos Stornelli se hizo eco de las acusaciones de "terroristas y golpistas" e imputó por "terrorismo" y "sedición" a las 33 personas detenidas el miércoles, de las cuales 17 quedaron libres días atrás (incluida Longo) y siguen en custodia policial David Sica, Patricia Calarco Arredondo, Juan Ignacio Spinetto, Camila Belén Juárez, Nicolás Mayorga, Sasha Jazmín Lyardet, Héctor David Mallea, Cristian Darío Ferreira, Juan Pablo Colombo, María de la Paz Cerruti, Ramona Tolaba, Lucía Belén Puglia, Cristian Fernando Valiente, Facundo Ezequiel Gómez, Gabriel Famulari y Roberto María de la Cruz.

Qué pasó en la Alcaidía 28

Nora Longo llevaba un día entero intentando recuperar su libertad pero tras declarar en Comodoro Py fue trasladada a la Alcaidía 28 en la ciudad de Buenos Aires donde la obligaron a desnudarse para una revisación -ahora con una médica a cargo- y luego fue encerrada en una celda.

Otros detenidos en la manifestación contra la Ley Bases denunciaron en las últimas horas que fueron golpeados y amenazados en las dependencias policiales.

Eventualmente Longo quedó incomunicada nuevamente, sin su teléfono, esposada, y fue trasladada con las otras dos mujeres -la nieta e hija de Remigio Ocampo- al penal de Ezeiza.

"Nos encadenaron al piso, nos llevaron con la 'sirenita' y qué se yo. Yo que soy creyente empecé a orar", relató Longo, que llegó a la madrugada al penal de Ezeiza.

Dejá tu comentario