Los gestos podrían mejorar el aprendizaje

Sociedad


  • Emplear activamente los gestos cuando se aprende ayuda a retener la nueva información.
  • Proyectan investigar cómo podría ser implementada con eficacia la gesticulación en las aulas para lograr una mejora notable en el aprendizaje de los niños.

Los gestos que generan los niños espontáneamente cuando describen una tarea, predicen si ellos aprenderán posteriormente esa tarea. Simplemente porque los gestos podrían estar reflejando la disposición del niño para aprender algo en particular y, alternativamente, la gesticulación podría a sí misma jugar un rol importante en el aprendizaje de dicha tarea.

Para investigar esta posibilidad, un equipo de psicólogos manipuló experimentalmente los gestos de los niños durante la enseñanza de un nuevo concepto matemático. Descubrieron que, pidiéndoles a los chicos que gesticularan mientras aprendían el nuevo concepto, los ayudaba a retener el conocimiento que habían adquirido durante la instrucción. Por el contrario, solicitándoles que hablaran en lugar de gesticular, no tuvo efecto alguno sobre la consolidación del aprendizaje.  

La estrategia resultó más efectiva de lo que esperaba el equipo de investigadores de la Universidad de Rochester y de Chicago, cuya investigación se publicó en la revista Cognition.

Una vía adicional y potente para adquirir información

 El estudio se llevó a cabo con 84 escolares de tercero y cuarto grado de la primaria. Resolvieron problemas matemáticos en tres condiciones: utilizando sólo lenguaje gestual, sólo lenguaje oral y una combinación de ambos.

 El 90% de los estudiantes que habían aprendido conceptos algebraicos utilizando gestos, los recordaron tres semanas después. Sólo el 33 % de quienes habían aprendido los conceptos utilizando exclusivamente el discurso oral durante la instrucción, retuvieron después la lección. Y quizás lo más asombroso de todo, el 90% de los estudiantes que habían aprendido utilizando sólo los gestos —sin emplear el lenguaje oral en absoluto— recordaban lo que habían aprendido.

“De este modo, la gesticulación puede jugar un rol causal en el aprendizaje, quizás brindándoles a los docentes una alternativa, una manera personificada de representar nuevas ideas. A nosotros nos fue posible mejorar el aprendizaje de los chicos precisamente alentándolos a mover las manos”, concluyen los autores.

Dejá tu comentario