Enojo del ex vocero de Nahir Galarza por la serie del caso

Sociedad

En 2018 se convirtió en la mujer más joven del país condenada a prisión perpetua por asesinato, y un antiguo aliado tuvo mucho para decir sobre la película.

Nahir Galarza se convirtió en 2018 en la mujer más joven de nuestro país en ser condenada a prisión perpetua por el asesinato de su novio, Fernando Pastorizzo, y este año el público conocerá su historia a través de la serie "Nahir, ángel o demonio", cuyo trailer de 59 segundos se difundió este viernes.

Los realizadores Lucas Jinkis y Hernán Guerschuny, de la productora Zeppelin Studio, hicieron el casting de actores para interpretar tanto a Nahir Galarza como a Fernando Pastorizzo para tratar de representar lo que ocurrió en la madrugada del 30 de diciembre de 2017 en una calle de Gualeguaychú. Para Jorge Zonzini, otrora vocero de la joven, la película es "muy pobre".

"Realmente me pareció muy pobre tanto en las actuaciones, el arte de fotografía y cámaras", señaló Zonzini según el sitio América24. El especialista en medios actuó como vocero de Nahir Galarza y su familia muy al principio del mediático caso policial.

Para el especialista en manejo de medios, en la película "quedó a las a claras que se jugaron por una historia que como recién comienza han tenido que reescribir una y otra vez sus guionistas".

El dardo de Zonzini no fue sólo para los realizadores sino también para el clan Galarza, sobre el que pesa un pacto de silencio según su entender en su libro de 2021 "El Silencio de Nahir, crónica de un linchamiento mediático".

Para Zonzini, Nahir Galarza "fue obligada a declararse culpable" para proteger a su padre, Marcelo, que es expolicía, "en una especie de 'Obediencia Debida'" en referencia a la ley militar.

El ex vocero de los Galarza también aseguró que "las pericias la ubicaban intelectualmente en sus diecinueve años, pero emocionalmente con una psique detenida a los nueve años de edad por abusos sexuales intrafamiliares" perpetrados por un tío de la joven.

Tuvieron que pasar cuatro años de terapia en el encierro del penal de Paraná, Entre Ríos, para que Nahir Galarza revelara que no fue quien le disparó en el pecho y la espalda a Fernando Pastorizzo.

Galarza tenía apenas 19 años al momento del juicio desarrollado en la pronvincia de Entre Ríos, donde fue condenada a prisión perpetua. Desde entonces pasa sus días en un penal de Paraná mientras su abogada, Raquel Hermida Leyenda, intenta demostrar que la justicia de Entre Ríos no tuvo perspectiva de género al tratar su caso y que no se tuvo en cuenta el antecedente de abuso sexual, por lo que hace falta un nuevo juicio.

Dejá tu comentario