Picada en Rosario: imputarán a uno de los conductores por homicidio simple

Sociedad

Dos conductores competían a alta velocidad y uno de ellos chocó contra el vehículo donde viajaba a una familia. La madre del pequeño y esposa del hombre fallecido quedó internada en estado reservado.

Una picada terminó en tragedia en Rosario: dos hombres que conductores competían a alta velocidad impactaron de lleno contra otro auto y destrozaron a una familia. David Pizorno y su hijo Valentino, de 8 años, murieron en el acto. La única sobreviviente fue Cintia, esposa y madre de las víctimas, que permanece internada tras el accidente. “Me hubiese encantado irme con ellos”, se lamentó.

“Estos hijos de puta me arruinaron la vida por correr picadas”, dijo la mujer desde el hospital donde permanecía internada por las heridas sufridas. Y relató: “Veníamos por Ayacucho. A esa hora no hay muchos autos y el semáforo está en intermitente. Íbamos a 40 porque yo soy muy cuidadosa con la velocidad”. Al llegar al cruce de esa calle con la avenida del Rosario “una luz se nos vino encima”, contó en diálogo con La Capital.

Nene y padre murieron picada en Rosario
David Pizorno y su hijo Valentino, de 8 años, murieron en el acto

David Pizorno y su hijo Valentino, de 8 años, murieron en el acto

Primero, se avecinó un Citroën C4 blanco que logró esquivarlos. Enseguida, el marido de Cintia, David Pizorno, le empujó la cabeza hacia abajo para protegerla. Luego, vino el choque: un Renault Sandero negro impactó de lleno sobre la puerta del conductor. El auto de la familia dio un trompo contra un semáforo para terminar contra un árbol. Lo que seguiría era puro dolor para la mujer: su pareja y Valentino, de ocho años, murieron en el acto.

Según informaron los medios locales, los fiscales que investigan el siniestro vial imputarán hoy a uno de los responsables del choque, mientras el otro conductor sigue internado. Walter Jurado y Valeria Piazza, de la Unidad de Homicidios, evalúan aplicar la figura de homicidio simple con dolo eventual, y pedirán que ambos conductores que iban corriendo picadas sigan detenidos.

Picada Rosario

Ciertos dispositivos electrónicos de la zona mostraron que ambos automovilistas venían haciendo “pruebas de velocidad y destreza” unas cuatro cuadras antes de colisionar contra la familia. El tacómetro del Sandero quedó clavado en 120 kilómetros por hora, pero los investigadores esperan el resultado de otras pericias.