Brutal agresión a una mujer en Salta: la azotaron, la mordieron perros y le hicieron beber orín

Sociedad

El ataque fue por la disputa de un lote en Quebrada del Toro y la víctima denunció que es acosada desde 2014.

Gladys Cruz tiene 29 años y vive un calvario: se gana la vida como agricultora en la Quebrada del Toro y hace un tiempo que es asediada por vecinas que quieren echarla de donde vive. Pero en las ultimas horas, los ataques llegaron a un nivel de agresión extremo.

Según detalló la víctima, tres mujeres de 48, 27 y 20 años se aparecieron en su domicilio, primero la golpearon con los puños y luego la derribaron. Ya en el piso la pusieron boca abajo y le hicieron morder las nalgas y las piernas con los perros, para finalmente una de ellas orinar en una lata. Aseguró que entre las tres mujeres le hicieron beber el contenido de la misma más otros vejámenes inconfesables.

Mientras la violencia se desataba, le proferían insultos y frases como "vos crees que sabés", "no te vamos a dejar que hagas nada aquí, te vamos a destruir todo", "tenés que irte", detalló Cruz en diálogo con El Tribuno.

Pero la violencia no terminó ahí, cuando las mujeres se habían retirado dejándola inconsciente, Gladys intentó salir a la ruta 51, allí la alcanzó el abuelo de las mujeres, quien con un cable la azotó hasta dejarla en el piso.

Sangrando por las mordeduras de los perros, Cruz se arrastró hasta la ruta, cruzando el río Toro, donde los policías que viajaban en un patrullero de San Antonio de los Cobres le dieron auxilio y la trasladaron hasta esa localidad para que sea atendida por médicos y radicara las denuncias que aún recorren las frías laderas de la Quebrada del Toro.

Gladys recordó que todas esas amenazas nacieron de la disputa por la tierra y por su profesionalización, ya que es técnica agrónoma y cursa el cuarto año de la carrera de ingeniería agronómica en la Universidad Nacional de Salta (UNSa).

La mujer dijo que desde hace años la fustigaban verbalmente, pero que el miércoles vinieron a escarmentarla para que abandone la propiedad.

"Nosotros vivimos ahí desde hace mucho tiempo, mi padre nació y murió en Las Cuevas. Mi abuelo habitó este lugar mucho antes y falleció a los 93 años, hace ya décadas. Imagínense, no somos nuevos, cultivamos desde hace más de un siglo habas, papa, maíz, cebollas, hortalizas, hacemos queso de cabra, de oveja y vivimos de esta tierra y de sus frutos", contó la mujer.

"No me van a correr, aun con todo lo que me hicieron. Ayer, curada en parte de los tormentos y las heridas, pedí ayuda, pero nadie me escuchó", manifestó.

Temas

Dejá tu comentario