Robo en la casa de un camarógrafo terminó con una persecución en ropa interior en San Juan

Sociedad

El ladrón metió medio cuerpo por una ventana de la vivienda del trabajador de prensa y se llevó una cámara valuada en $280 mil.

Jorge “Kato” Chiappesoni, camarógrafo de diario sanjuanino Telesol Diario, se despertó en la madrugada del viernes en su monoambiente y vio a un ladrón encapuchado que tenía la mitad de su cuerpo metido por una ventana, a escaso metro y medio de dónde él estaba durmiendo.

El hombre, al escuchar los gritos del camarógrafo, manoteó la billetera del hombre y una cámara que había dejado cargando sobre una mesa. Se llevó hasta la zapatilla donde estaba enchufada cargándose.

El camarógrafo salió corriendo en ropa interior detrás del ladrón. Lo perseguió hacia la calle pero pronto lo perdió. Solo alcanzó a ver que llevaba puesto un buzo marrón.

Se robó una cámara Sony Nex VG30, su valor es de 280.000 pesos y la billetera, con su DNI, su tarjeta de débito y la tarjeta verde del auto y 1500 pesos.

El hogar del fotógrafo está ubicado en el patio interno de una vivienda. El encuentro con el ladrón ocurrió alrededor de las 2.45 en el departamento que habita Chiapessoni en la manzana D del barrio Agustín Gómez, en el departamento sanjuanino de Pocito. La ventana por donde entró el ladrón tenía solo un acolchado tapándola para evitar que pase el frío. Sospechan que el delincuente conocía los movimientos del lugar.

“La ventana por donde se metió el delincuente no tiene rejas y la dejo abierta desde que pasó el último terremoto. Por miedo a que tiemble de nuevo y se trabe esa puerta, la dejo abierta”, explicó el hombre y aclaró que “el dueño tiene una reja corrediza y cada vez que se abre hace un ruido tremendo. La deja sin llave. Él me contó después que escuchó ruidos. Una vecina también me dijo que escuchó el tropel, como de varias personas“.

El delincuente abrió la reja del frente, caminó hasta la ventana del departamento del camarógrafo y metió la mitad del cuerpo para alcanzar la cámara y la billetera .

“Me acosté como la 1 y me volví a levantar al rato porque me acordé que no tenía batería la cámara. Así que la dejé cargando sobre la mesa. Algo que jamás hago, pero como iba a salir hoy temprano a hacer una nota, la puse a cargar“, recordó el hombre.

El camarógrafo contó que salió corriendo cosas en Slip para intentar recuperar sus pertenencias. Cuando lo perdió de vista volvió a su casa para vestirse y llamar al 911. El delincuente se dio a la fuga. Chiappesoni ofreció una recompensa para obtener algún dato que lo ayude a recuperar la cámara porque sin ella no puede trabajar.

Temas

Dejá tu comentario