Desesperado pedido de una joven: "Los soldados rusos tienen a mi hermano como prisionero de guerra"

Sociedad

Su hermano Oleksandr vive en Kiev, estaba escondido en un sótano junto a su esposa y su hijo pero fue capturado por soldados de Rusia.

Anna Khobta tiene 29 años, es ucraniana y desde hace 22 que vive en Argentina junto con sus padres, que debieron migrar por cuestiones personales. Su hermano mayor, Oleksandr Khobta – o Sasha como le dice su familia – vivía en Kiev, Ucrania, junto a su esposa y su hijo, y fue capturado por soldados rusos como prisionero de guerra.

El 24 de febrero, cuando estalló la guerra con Rusia, manteníamos comunicación por WhatsApp con él en el chat de la familia”, contó Anna.

A las 2 am su hermano le mandó un mensaje diciendo “Rusia nos invadió, estamos escondidos”. Unas horas más tarde le dijo: “Estamos en camino a un bunker”.

Anna Khobta - Oleksandr Khobta - ucrania

Sin embargo, con el paso de los días la comunicación se fue perdiendo: “Él se alojó en un sótano en las afueras de Kiev. La última de vez que mis papás hablaron con él fue el 4 de marzo. Nos llegó el mensaje de una persona desconocida diciendo que estaban vivos”, contó Anna.

El 10 de marzo, Oleksandr Khobta cumplió 40 años. Lo que su familia no sabía es que para ese entonces, ya había sido capturado por los soldados rusos.

“El sábado se comunicó con nosotros su esposa, diciéndonos que el 5 de marzo los soldados rusos los habían encontrado en el sótano. A mi hermano le sacaron el teléfono, lo golpearon y se lo llevaron con una bolsa en la cabeza”, describió Anna.

Mi hermano en este momento está cautivo con los soldados rusos en alguna parte de Kiev”, reiteró.

Anna Khobta - Oleksandr Khobta - ucrania

La joven contó que tanto su cuñada como su sobrino, de 11 años, y los padres pudieron huir: “Esa es la última información que tenemos”.

Anna indicó que “no solo se llevaron a mi hermano sino a todos los civiles como prisioneros de guerra. Los soldados rusos se llevan los teléfonos para revisar qué información hay sobre la guerra. Nadie nos quiere dar sus ubicaciones exactas por miedo porque rastrean los celulares”.

Anna contó que su cuñada y los padres de la mujer se encuentran encerrados en un sótano prácticamente sin comida y que, ante las insistencias para que se trasladen a Polonia, les indica que “no pueden”, que “no se animan”.

Embed

Temas

Dejá tu comentario