El aberrante hecho sucedió en la localidad bonaerense de Manzanares, donde una joven de 22 años dio a luz, asfixió a la criatura y escondió el cuerpo en el refrigerador de su casa. Quedó internada con custodia.

La joven de 22 años trató de ocultar su embarazo pero cuando su hermana fue a visitarla, la encontró muy pálida y con abundantes restos de sangre en su cama y la llevó al hospital. En ese momento se dieron cuenta que terminaba de dar a luz.

Más tarde el cuerpo sin vida del recién nacido fue encontrado en la heladera envuelto en una bolsa de nylon.

La joven de nacionalidad paraguaya, identificada como Maricel Arévalo Duarte, vive en el fondo de la casa de su familia.

Pidió una ambulancia para trasladarla al Hospital Sanguinetti de Pilar. Allí los médicos de guardia constataron que había hecho un trabajo de parto, que aún tenía restos de placenta y quedó internada para su atención.

De inmediato su hermana avisó a la policía y con su permiso, efectivos del destacamento policial de Manzanares llegaron hasta la vivienda de la joven y encontraron el cuerpo del pequeño en la heladera.

"Era de una criatura de 9 meses de gestación, de sexo masculino, que aún tenía su cordón umbilical y restos de placenta", comunicó el médico de la policía.

Por el momento se aguarda el resultado de la autopsia, que se realizará este jueves en la Morgue Judicial de San Fernando, para determinar las causas de la muerte del pequeño.