El DT xeneize se mostró enojado por las expulsiones que sufrió su equipo durante el Superclásico y fue autocrítico: "No podemos entrar con tantas revoluciones", dijo.

El entrenador de Boca Juniors, Rodolfo Arruabarrena, fue muy autocrítico tras el accidentado Superclásico que perdió Boca 1 a 0 y enfatizó que de ninguna manera se trata de "la imagen" que pretenden dar, dado que sostiene que el suyo "es el club más importante de la Argentina".

"Representamos al club más importante de la Argentina y esa imagen no es la que queremos dar", admitió Arruabarrena tras el primer partido del año entre los dos gigantes del fútbol de la AFA, en ocasión del juego de ida por la Copa Luis Nofal, que se realizó en el Estadio José María Minella, en Mar del Plata.

"Estoy muy caliente por las expulsiones, muy caliente por la imagen que dejamos", siguió el director técnico de los xeneizes, quien lamentó que les hayan echado cinco jugadores en los dos primeros encuentros de este verano.

El Vasco remarcó que de ninguna manera se justifica que los futbolistas se comporten "con tantas revoluciones".

"Es un clásico, entiendo el entorno, pero nosotros tenemos que pensar, no podemos entrar con tantas revoluciones", precisó el conductor.

"Acá el error es nuestro y la imagen no es la que nosotros queremos", insistió Arruabarrena, hasta evitando responsabilizar al árbitro Patricio Loustau por haber echado a Jonathan Silva, Gino Peruzzi y Daniel Díaz.