Los vendedores callejeros aseguran que el gobierno de la ciudad de Buenos Aires los dejó sin trabajo a raíz de un operativo policial realizado a fines de enero. Además, denuncian coimas de la Policía Federal y la Metropolitana.

Un grupo de vendedores callejeros cortó el tránsito en la esquina de las avenidas Rivadavia y Acoyte, en el barrio porteño de Caballito, en reclamo de que se regularice su actividad.

En declaraciones televisivas, explicaron que son más de 250 las familias afectadas que no pudieron volver a su actividad debido a la gran presencia policial para controlar las calles laterales, la intersección de esas avenidas y el parque Rivadavia.

Embed
Además, denunciaron el pedido de coimas por parte de la Policía Federal y Metropolitana.