A través de una página web, Benjamin Rogovy le hacía creer a la gente que los ministros y líderes religiosos orarían por ellos si pagaban entre 9 y 35 dólares por el servicio.
Durante 2011 y 2015, Benjamin Rogovy hizo millones de dólares mediante el aprovechamiento de las creencias religiosas de las personas. A través de su página web, ChristianPrayerCenter.com, llevó a la gente a creer que los ministros y líderes religiosos orarían por ellos si pagaran entre 9 y 35 dólares por el servicio.

Página Web

Increíblemente, Rogovy se las arregló para convencer a miles de personas a participar en la estafa, convirtiéndose en el único destinatario de todas sus donaciones. Para que la estafa online pareciera genuina, Rogovy se hizo pasar por el Pastor John Carlson, un personaje ficticio con un perfil de aspecto profesional en LinkedIn.

Embed

Creó otros perfiles falsos para los ministros que podrían proporcionar consultas privadas y realizar ceremonias religiosas a través de ChristianPrayerCenter.com y su versión española, OracionCristiana.org. Ambos sitios contenían falsos testimonios de personas que, con la ayuda de sus oraciones, habían sido capaces de evitar ejecuciones hipotecarias, ganar la lotería, tener bebés sanos, e incluso curarse del VIH.

Embed

El esquema funcionó a la perfección durante cuatro (muy rentables) años, y en la cima de su popularidad, el servicio de rezos pago de Rogovy tenía la friolera de 1.289.120 likes en Facebook. La gente posteaba todas sus oraciones online y enviaba el dinero con la esperanza de que pudiera conllevar pequeños milagros.

Pero Rogovy fue finalmente atrapado el año pasado, y después de una investigación de un año, se le pidió que cierre la página web. El Procurador General del estado de Washington Bob Ferguson también le ha ordenado para pagar los 7 millones de dólares que tomó de creyentes involuntarios.