En Lesbos, Francisco manifestó su "profunda preocupación" por la situación "trágica" de los inmigrantes, en una declaración que firmó junto al Patriarca Ecuménico Bartolomé y al Arzobispo de Atenas Hieronymos.
El papa Francisco pidió este sábado al mundo "valentía" para afrontar la crisis migratoria y manifestó su "profunda preocupación" por la situación "trágica" de los migrantes, en una declaración que firmó junto al Patriarca Ecuménico Bartolomé y al Arzobispo de Atenas Hieronymos.

La declaracón conjunta la realizó en el campo de refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos, donde llegó este sábado para "atraer la atención del mundo".

"Nos hemos e encontrado en la isla griega de Lesbos para manifestar nuestra profunda preocupación por la situación trágica de los numerosos refugiados, migrantes y demandantes de asilo, que han llegado a Europa huyendo de situaciones de conflicto y en muchos casos de amenazas diarias a su supervivencia", establece la declaración ecuménica firmada este sábado en Moria.

"La opinión mundial no puede ignorar la colosal crisis humanitaria originada por la propagación de la violencia y del conflicto armado, por la persecución y el desplazamiento de minorías religiosas y étnicas, como también por despojar a familias de sus hogares, violentando su dignidad humana, sus libertades y derechos humanos fundamentales", condenaron los tres líderes religiosos.

En el texto presentado luego de una recorrida conjunta por el campo de refugiados y antes de que los tres líderes compartan un almuerzo con un grupo de ocho migrantes, Francisco, Bartolomé y Hieronymos hicieron un llamado "a la comunidad internacional para que responda con valentía, afrontando esta crisis humanitaria masiva y sus causas subyacentes".

"Pedimos a todos los líderes políticos que empleen todos los medios para asegurar que las personas y las comunidades, incluidos los cristianos, permanezcan en su patria y gocen del derecho fundamental de vivir en paz y seguridad", reclamaron los líderes, quienes pidieron "urgentemente" un "consenso internacional".

En esa línea, la declaración conjunta reclama que "hasta que dure la situación de necesidad, todos los países extiendan el asilo temporal" y ofrezcan "el estado de refugiados a quienes son idóneos", en un marco en el que sostienen que "Europa se enfrenta hoy a una de las más graves crisis humanitarias desde el final de la Segunda Guerra Mundial".