La abuela, Colette Bourlier, se convirtió en una de las mujeres más ancianas en obtener un doctorado, luego de hacer una tesis un tanto complicada. Tal es así, que le llevó tres décadas.

La mujer de 91 años entregó la tesis titulada:"Los trabajadores inmigrantes en Besançon en la segunda mitad del siglo XX".

En ella basó su propia experiencia de vida como docente de programas de alfabetización para inmigrantes en Francia, pero tardó un poco más de la cuenta.

Embed

De hecho, su docente, el profesor Serge Ormaux, comentó que un doctorado tipo se termina en unos 3 años, pero Bourlier era "una atípica" estudiante.

"Me llevó un poco de tiempo escribir porque me paraba a descansar de vez en cuando", aseguró Bourlier de manera insólita.