Bárbara García Crespo
Bárbara García Crespo
Metrogas suspendió el servicio en su edificio de Belgrano. Desde entonces empezó una campaña en Instagram para bañarse todos los días en lugares distintos, donde relata la experiencia. "No sólo garroneo el baño, también me ligo la cena", dice Belén en diálogo con minutouno.com.

¿Existe algo que te ponga de peor humor que enterarte que Metrogas acaba de cortar el servicio a tu edificio por tiempo indefinido? Seguramente la respuesta de muchos sea no y, si tenés a alguien que lo vivió, el sentimiento sea aún más desalentador al saber que probablemente el corte dure, como mínimo, seis meses.

Así le pasó a Belén Russomanno en su edificio ubicado en Ciudad de la Paz al 500 en el barrio porteño de Belgrano. Ante este panorama, la joven de 28 años que trabaja como creativa publicitaria, eligió divertirse. "Sabía que esto va a ser para largo entonces tenía dos opciones: o querer pegarme un tiro o buscar una forma divertida de pasarlo".

belen.jpg
Prestame tu baño (prestametubanio en Instagram) es el nombre que eligió Belén para dar comienzo a una campaña donde busca bañarse todos los días en un lugar distinto y tiene, como objetivo final, un gran desafío: darse una ducha en la residencia presidencial de Olivos.

Embed

Por un día no pasa nada. #metrogas #bathroom #toilet #shower #bath #fuck #building #gas #shit #lpm

Una foto publicada por Prestame tu baño #no.tengo.gas (@prestametubanio) el

En la red social, la joven publicitaria va contando dónde se baña, quién es el alma caritativa que la aloja y alguna que otra particularidad del baño que visitó ese día. "Lo primero es la familia", escribió en el primer post donde cuenta que volvió a la casa de su mamá la noche que se enteró que no tenía gas.

Embed

Lo primero es la familia. #metrogas #bathroom #toilet #shower #bath #fuck #building #gas #shit #lpm #home

Una foto publicada por Prestame tu baño #no.tengo.gas (@prestametubanio) el

Desde entonces, varios amigos, conocidos y hasta ex novios la invitaron a asearse. "Me escribió mucha gente con la que ya no tenía contacto o que hacía mucho que no veía. Incluso, algunos pibes con los que salí", cuenta a minutouno.com.

Belén no sólo aprovecha para bañarse en casa ajena sino que también, de pasó, liga algo para comer "Caigo cerca de la cena, pero porque salgo a esa hora de trabajar y por ahora, siempre me quedé para la comida", dice y agrega: "Empecé llevándome la toalla, shampoo, crema enjuague, todo; pero con el correr de los días me pesaba tanto que ahora garroneo".

Entre las cosas "extrañas" que encontró en las casas, Belén sostuvo que "una vez me puse cif en la cabeza, pensando que era shampoo" y que "en medio del baño entró un perro y lo dejé que se bañe conmigo. Fue bizarro".

Este lunes, como tuvo un evento en el hotel Hilton, Belén le escribió por mensaje privado a Paris Hilton para consultarle si podía usar su baño para asearse. Al no tener respuesta, la joven se contactó con las autoridades del hotel que le negaron el acceso, salvo que pague "U$S 1.000" para usar la habitación.



La campaña está a punto de llegar al mes y por eso quiere celebrarlo a lo grande: "Quiero ir a bañarme a lo de Chano o Silvia Süler". Aunque no logre cumplirlo, ella tiene un desafío aún mayor: "Mi sueño es poder bañarme en la Quinta de Olivos".