Las cámaras el gremio de los gastronómicos aseguran que los cierres se deben al mayor costo que deben enfrentar los dueños de los locales y al descenso del consumo. La rentabilidad cayó del 15% al 2% en sólo cuatro años.
Uno de los sectores más golpeados por el ajuste que aplicó el gobierno nacional es la gastronomía. De hecho, unos 400 restoranes debieron cerrar sus puertas en lo que va del año ya que no pueden hacer frente a los costos que cada vez son más caros.

La Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC) y la Unión de Trabajadores de Hoteles y Gastronomía (Uthgra) aseguran que se vive una "situación de emergencia y crisis" en el área gastronómico.

Asimismo, explicaron que los locales más afectados son sitios tradicionales y con muchos años en el rubro.

Embed
La Chacra, de Córdoba y Suipacha; dos sucursales de La Robla (Viamonte y Pasaje del Carmen y Leandro N. Alem y Tucumán); Arturito de Corrientes al 1100, y Bahamas de Costanera Norte son apenas algunos de últimos que bajaron la cortina. "Los bares y restoranes están en emergencia. No estamos en situación de poder hacer frente a los mayores costos, y si a eso le sumamos una caída brutal del consumo, el panorama es muy difícil", resume Camilo Suárez, presidente de la AHRCC.

Por su parte, Dante Camaño, secretario general de la seccional Capital de Uthgra señaló: "El año pasado registramos unos 260 cierres, pero a la vez unas 100 aperturas. En 2016 hay muy pocos emprendimientos nuevos".

Siguiendo esta línea, señalan que en 2011 la rentabilidad era de 15% y hoy no supera el 2%. "Para sostener el negocio el dueño tiene que poner plata todos los meses y como el costo del cierre es muy alto muchos empresarios intentan estirar la agonía lo máximo posible, pero la realidad es que muchos ya no tienen alternativa", agrega Verónica Sánchez, presidenta de la Cámara de Restaurantes y miembro de la AHRCC.

Además, reclamó que "de lo que recaudamos, 40% se va en Ingresos Brutos, IVA, aportes jubilatorios y cargas sociales. Somos una de las actividades que más trabajo intensivo genera, y sin embargo no tenemos ningún incentivo estatal. Sería muy bueno para el sector que nos permitieran imputar aportes jubilatorios a cuenta del IVA".