El hecho se produjo en la madrugada de este sábado, en La Plata, en las inmediaciones de la propiedad en donde se realizaba la fiesta. La gran mayoría de los detenidos eran menores de edad.

Nuevamente una fiesta privada terminó con serios incidentes. Esta vez, una feroz batalla se libró durante la madrugada, entre la policía y los asistentes de un festejo, dejando un saldo de más de cien detenidos y dos efectivos con heridas de consideración.

El hecho se produjo en las inmediaciones de la propiedad en donde se llevaba adelante una fiesta de carácter privado. Según trascendió, la reunión se desarrollaba con normalidad hasta que cerca de las 3.30 de la madrugada se inició un conflicto en el interior del recinto en el que se desarrollaba el festejo.

Embed

Según publicó el diario El Día, la trifulca, que se tornó inmanejable para los organizadores, se trasladó a la calle en donde una las facciones abandonó la pelea cuerpo a cuerpo y comenzó a arrojar objetos contundentes contra el grupo de personas con quien mantenía diferencias, lo que terminó produciendo serios daños en los automóviles que se encontraban estacionados en el lugar.

Los vecinos y a las personas que habían asistido al lugar pidieron ayuda a la policía para frenar el avance de los violentos. La policía se hizo presente de inmediato, alertada por los insistentes llamados de la gente y por las imágenes que obtenían desde el centro de monitoreo.

Los primeros uniformados que llegaron al lugar pusieron inmediatamente en marcha un plan de dispersión que no logró disuadir a los violentos. El grupo, compuesto en su mayoría por jóvenes, entre ellos menores de edad, subieron la apuesta y comenzaron a arrojar piedras y otros objetos contundentes contra las fuerzas.

pelea detenidos

Los disturbios continuaron por un lapso de casi 30 minutos hasta que llegó más personal policial hasta el lugar. Finalmente y tras un fuerte enfrentamiento, la policía logró frenar los hechos de vandalismo con algunas detonaciones y procedió a la detención de 106 personas, de las cuales 51 eran menores de edad.

Como consecuencia de los incidentes, dos policías resultaron heridos por lo que debieron ser trasladados a distintos centros asistenciales de la Ciudad. Según información policial uno de los efectivos recibió una herida cortante, producto de un vidrio y otro fue atacado a golpes de puño y habría recibido un puntazo. Además se informó que un patrullero policial quedó con varias averías.