La Corte Suprema de Justicia de Tucumán ordenó este martes que Belén, la joven tucumana que estaba condenada y detenida luego de tener un aborto espontáneo sea puesta en libertad.

La joven tucumana presa hace dos años tras haber sufrido un aborto espontáneo esperará la revisión de la causa en libertad. Se espera que salga de prisión en las primeras horas del miércoles 17.

La Corte anuló la prórroga de prisión preventiva dictada por los tres jueces de la Cámara Penal N° 3 en la sentencia del 19 de abril de este año. El máximo tribunal de la provincia de Tucumán aseguró, en la sentencia de este martes sobre el cese de prisión preventiva, que no se constataron los requisitos de riesgo procesal, de acuerdo a lo que informó APA.

Además, la Corte señaló que la gravedad de la condena (que todavía se encuentra en revisión) no es fundamento para el encarcelamiento preventivo. Por último, establecieron en la sentencia que la cámara penal resolvió de manera oficiosa la prórroga de la prisión preventiva de Belén.

Embed

Belén se encuentra presa hace dos años, acusada de interrumpir su embarazo de forma voluntaria cuando en realidad tuvo un aborto espontáneo. Hace unas semanas el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas expresó su preocupación por el caso y recomendó su revisión "a la luz de los estándares internacionales en la materia, con miras a su inmediata liberación, y a la luz de este caso, considerar la descriminalización del aborto".

La joven llegó al hospital Avellaneda el 21 de marzo de 2014 con un aborto en curso. Entró a la guardia con mucho dolor abdominal, junto a su mamá. El personal médico la atendió, le dio un analgésico por vía oral y fue derivada por el doctor Jorge Molina del Servicio de Ginecología a causa del abundante sangrado.

Tanto las y los médicos como enfermeras y enfermeros comenzaron a interrogarla. Ya en el área de Ginecología del Hospital Avellaneda fue atendida por la enfermera Verónica Ledesma quien le hizo un interrogatorio acusatorio, según sus propias palabras, sobre su hemorragia: "Me preguntó si me puse algo porque no era normal el sangrado", contó Belén al medio APA, ella le respondió a la enfermera que había ido al baño con un poco de sangre.

Embed

En ese momento un médico le informó que tuvo un aborto espontáneo y que estaba con 20 semanas de embarazo. Belén no sabía que estaba embarazada, lo dijo en su momento en la camilla del hospital y lo dice ahora, desde la cárcel.

Según cuenta la madre de Belén, una policía salió del baño y dijo que encontró el feto, al cual identificaron de inmediato como el "hijo" de la joven, aún cuando en ningún momento se hizo un estudio de ADN que lo compruebe.

Las escenas relatadas por la joven incluyen procedimientos que son considerados "formas de tortura y tratos degradantes" por los tratados de derecho internacional. Belén fue condenada de hecho (sin una sentencia firme) por profesionales de la salud del hospital Avellaneda de San Miguel de Tucumán, por efectivos de la Guardia Policial y por integrantes del sistema judicial de esa ciudad.

El 19 de abril de este año, los integrantes de la Sala III de la Cámara Penal de Tucumán, Dante Ibáñez, Néstor Macoritto y Fabián Fradejas, condenaron a la joven a ocho años de prisión. La causa que se inició contra Belén fue caratulada como "aborto" y luego como "homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía".

Hace unas semanas, la defensa de Belén presentó dos recursos de casación, uno para revisar la condena y otro para que se revea el cese de prisión preventiva que se les había negado anteriormente.