Un portugués (el conductor), dos españoles y un estadounidense fueron las víctimas fatales del accidente ocurrido entre Vigo y Oporto, y que dejó unos 48 heridos.
Dos españoles, un portugués y un estadounidense murieron este viernes por el descarrilamiento de un tren entre Vigo (noroeste de España) y la ciudad portuguesa de Oporto, que también causó una cincuentena de heridos, entre ellos dos argentinos.

El conductor del tren, de nacionalidad portuguesa, figura entre los muertos de este accidente ocurrido en la región de Galicia. También hay dos españoles fallecidos, uno de ellos el interventor del convoy, y un estadounidense.

El gobierno regional informó de 48 personas heridas. Entre ellas, hay 26 españoles, 6 estadounidenses, 3 portugueses, dos argentinos, dos brasileños, dos uruguayos, un chileno, un alemán y un británico, informó un portavoz del ejecutivo regional.

El presidente del gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se desplazó al lugar del suceso, en una región que hace tres años vivió el peor accidente ferroviario de España desde 1944, con 80 muertos.

El pequeño tren transfronterizo se descarriló cuando entraba en la estación de Porriño, al sur de Vigo, cerca de la frontera con Portugal, explicó la compañía ferroviaria española Renfe que ofrecía el servicio junto a su homóloga lusa Comboios de Portugal (CP). El vagón frontal, que quedó completamente volcado, impactó contra una torre eléctrica, constató un fotógrafo de la AFP. Los dos otros vagones parecían intactos.

En el tren, propiedad de Renfe pero alquilado por la compañía portuguesa, viajaban al menos 65 personas. Además del maquinista y el interventor, también falleció un joven vigués de 23 años al que los equipos de urgencias no pudieron salvar, dijo el responsable de Sanidad gallego.

A media jornada, 37 personas seguían ingresadas aunque en ninguno de los casos se teme por su vida, añadió en declaraciones a la cadena pública 24 horas.