"El maquinista decidió parar porque terminó su jornada laboral y no quiere arriesgarse a tener un accidente por el exceso de horas", escucharon 70 viajeros por los parlantes de un tren en España. La insólita medida refleja un descontento gremial que promete profundizarse.
Horas antes de la reunión que mantendrá la empresa Renfe con los trabajadores ferroviarios por la falta de maquinistas, un operario adelantó el tenor del encuentro al abandonar el tren que manejaba y así dejar a 70 personas varadas. Había terminado su horario laboral y —argumentó—no quería arriesgarse a un accidente por el exceso de horas.

La formación partió de Santander y tenía que arribar a Madrid en la noche del martes, pero el objetivo de llegar en horario se vio impedido por el inusual reclamo del operario. "El tren se detiene por problemas técnicos", anunciaban por los parlantes del tren en un principio, para luego anunciar: "El maquinista decidió parar porque terminó su jornada laboral y no quiere arriesgarse a tener un accidente por el exceso de horas".

Los pasajeros, enfurecidos, lograron llegar a destino cuando la empresa puso a disposición un micro. El colectivo llegó a recogerlos cerca de las 23 del martes, horario en el que tren tenía que arribar a Madrid.

Embed