Se trata de una bala de una pistola 9 milímetros que la víctima de un asalto le había disparado para defenderse. El ladrón la tenía en su cuerpo y se negaba que se la extrajeran. Es la primera vez que en la justicia sanjuanina se toma una medida así.

El juez Martín Heredia Zaldo, del Cuarto Juzgado de Instrucción, de San Juan, usó como una de las pruebas para procesar con prisión preventiva a Héctor Daniel Moncunill, de 36 años, por el robo en febrero último de $ 250.000 de una empresa de gas, la bala que ordenó extraerle por la fuerza de su cuerpo.

Según publicó el diario San Juan, se trata del plomo de una pistola 9 milímetros que la víctima del asalto, Orlando Alejo Rocha (ex policía federal e instructor de tiro) había disparado para defenderse. El ladrón la tenía en su cuerpo y se negaba a que se la extrajeran. El juez Heredia Zaldo tuvo que ordenar judicialmente a los médicos que lo intervinieran quirúrgicamente. Así le sacaron el plomo.

Embed

El juez también sumó testigos y hasta un video que ubica a Moncunill en la escena del crimen.

El hecho se produjo el 22 de febrero último a las 10 de la mañana. El acusado fue visto a las 7 horas en su Toyota Corolla acomodar, con sus manos cubiertas con bolsas para no dejar huellas, dos conos color naranja en el lugar que habitualmente estacionaba Rocha, quien se dedica a recaudar el dinero de las empresas y depositarlo en los bancos. Como lo habían estudiado, sabían que el ex policía estacionaba en la zona y así le hicieron un hueco en el estacionamiento para atraparlo.

Allí lo aguardaron otros sujetos, integrantes de la banda que se hicieron pasar por empleados municipales. En 15 segundos abordaron a Rocha y a su mujer y le robaron la recaudación del fin de semana de la empresa que vende garrafas de gas.

Cuando escapaban, Rocha les disparó y logró impactar en el Chevrolet Agile que pertenecía a Moncunill. Allí fue cuando el proyectil que impactó en la parte trasera del auto terminó en la espalda del ladrón.

Embed

Se generó una persecución en la cual intervinieron otros policías y así Moncunill y su banda fueron dejando un reguero de evidencias.

Los investigadores de la Brigada Sur hicieron inteligencia y dieron con el sujeto que le aguantaba el auto baleado a Moncunill. También dieron integrantes de la banda que tenían armas de guerra.

Esas evidencias, más testigos y otras pruebas que aparecen en el auto de procesamiento, el juez Heredia Zaldo procesó con prisión preventiva a Moncunill por el delito de robo agravado por el uso de arma y por ser en banda y en zona poblada. También le trabó un embargo de 300.000 pesos.