La actividad económica se desplomó un 5,9% interanual, según informó este martes el INDEC, un descenso mayor que lo estimado por los analistas. Se trata del peor dato de la actividad registrado por el organismo oficial en casi 14 años.
La actividad económica registró en julio su peor caída en casi 14 años, al retroceder un 5,9% interanual, según informó este martes el INDEC, un descenso mayor que lo estimado por los analistas.

La fuerte contracción se debió entre otros factores, al menor nivel del consumo y de la producción industrial, de acuerdo al organismo oficial.

Respecto de junio anterior, el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) tuvo una caída del 0,4% y acumuló en lo que va del año una baja del 2,3% contra igual período de 2015.

Al buscar explicar la fuerte caída del 5,9% interanual de julio, fuentes del Palacio de Hacienda dijeron que "además de la propia baja de la actividad, la comparación se realiza contra los meses más fuertes del año pasado, previos a las elecciones presidenciales".

El retroceso del 5,9% supera incluso a la caída del 5,6% verificada en agosto del 2014, período signado por la devaluación de comienzos de año y por la fuerte retracción registrada en todos los segmentos de la economía.

En la caída del nivel de actividad de julio tuvo gran importancia el magro desempeño del sector industrial, que ese mes mostró un retroceso del 7,9% interanual.

Las mayores pérdidas se anotaron en la producción automotriz, con el 12%; Acero Crudo 17%; la producción de minerales vinculados a la construcción, 11,6%; y la Metalmecánica 7%, entre otras.

En tanto, la actividad de la Construcción, durante julio bajó 23,1% con respecto a igual mes del año anterior y acumuló una disminución de 14,1% respecto a enero-julio del 2015.

Por el lado del consumo, la facturación en los supermercados aumentó 30% interanual, alrededor de 12 puntos porcentuales por debajo de la inflación del 42% que registró la oficina de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires en ese período.

Algo similar ocurrió en los grandes centros de compra: en julio la facturación aumento 28%, también sensiblemente por debajo del índice de inflación.

Sólo eludió este sesgo negativo el comercio internacional, que cerró julio con un superávit de u$s 278 millones, lo que revirtió la merma de u$s 102 millones de julio del 2015.

El Gobierno, al presentar la semana pasada el Proyecto de Ley de Presupuesto, mantuvo su estimación de una baja en la actividad económica del 1,5% para este año, y un crecimiento del 3,5% para el próximo. Desde el sector privado estiman que la economía terminará este año con una recesión del 1,3% y una inflación del 40,1%, mientras que para 2017 prevén una recuperación del 3% y una suba de precios del 21,1%.

Así lo indicaron los pronósticos contenidos en el informe de Latinfocus Consensus Forecast en el que se destacó que el tipo de cambio cerraría el corriente año en $ 15,90 y que en 2017 llegaría a $ 18,27.