Muy por encima de los acuerdos paritarios que cerraron los gremios, los legisladores nacionales tuvieron una mejora de sus dietas que no se verá resentida por la inflación. Para los empleados parlamentarios, el incremento es muy distinto: tuvieron un alza del 31%.

Desde octubre, todos los senadores y diputados nacionales cobraron, en promedio, unos 85.000 pesos de bolsillo, lo que significa un 47 por ciento de aumento respecto de enero último. Y si se considera el total de sus ingresos no remunerativos y los gastos de representación, el monto llega hasta los 141.000 pesos mensuales.

Así se desprende de un informe que publica este domingo el diario La Nación. En enero, el ingreso de los legisladores sumaba, por todo concepto (dieta, gastos de representación, desarraigo y pasajes) unos $80.000 en promedio.

Los aumentos se aplicaron por una decisión conjunta de ambas cámaras, presididas por Gabriela Michetti (Senado) y Emilio Monzó (Diputados). "Se buscó recomponer un poco porque estaban atrasados respecto de los otros poderes, y de acercarse a lo que perciben los ministros", dijo al matutino el jefe de una importante bancada.

Para los empleados legislativos, el incremento es muy distinto. Tras la negociación paritaria entre el gremio y las conducciones de ambas cámaras, tuvieron una suba salarial del 31% en dos cuotas, en marzo y agosto pasados.

Y si bien los diputados y senadores tuvieron ese 31% de aumento, ahora llega al 47% porque recibieron el beneficio extra acordado por Michetti y Monzó, quienes resolvieron duplicar los gastos de representación, que pasaron de $ 10.000 a $ 20.000 mensuales. Por esta razón, el promedio básico para todos los legisladores fue de 47%.

Pero no fue lo único. Ambos presidentes de cámaras autorizaron una actualización en el ítem desarraigo, que pasó de $13.000 a $18.000.