Ambos funcionarios declararon en paralelo y por separado. A pesar de que los dos se desvincularon de las organizaciones narco, no tienen una defensa en común y los investigadores creen que estarían enfrentados.
El viernes por la tarde comenzaron a ser indagados los 26 detenidos en el megaoperativo antinarco que se realizó en Itatí donde quedaron detenidos el intendente y su vice, entre otros.
Ambos fueron indagados por el juez federal Sergio Torres y, si bien los dos negaron sus vínculos con las organizaciones de narcotraficantes, se mostraron enfrentados, no tienen una estrategia en común, y las diferencias son tan grandes que el vicepresidente pidió estar en una celda lejos del intendente.
Embed
"No lo sé, sinceramente", contestó en su indagatoria Aquino cuando le preguntaron si creía que Terán podía estar involucrado en el tráfico de marihuana. Representado por el abogado Rodrigo González, el viceintendente de Itatí negó toda relación con el narcotráfico, cargó las tintas contra el jefe comunal y trató de explicar algunas circunstancias oscuras que están recopiladas en la causa.
"Fue una relación muy fea. Al año que asumimos me le senté para renunciar y me dijo que lo esperara, que me iba a dar el lugar que me merecía, y me convenció", declaró Aquino.
Embed
Según el vice, la relación con Terán nunca fue buena. "Empecé a pensar de aguantar, para en las próximas elecciones (son este año) presentarme como intendente. Para llegar a eso estuve con tratamiento de un psicólogo porque la pasé muy mal en todo ese tiempo", concluyó.