Es por un contrato que cede los derechos de su imagen. Quedó implicado su ex colaborador Alejandro Mancuso.
Diego Maradona está en China desde hace unos días. Por un lado, viajó para arreglar su futuro profesional y dirigir en el creciente mercado futbolístico chino, pero por otro fue arreglar "cuentas" con la Justicia de aquel país.

Semanas luego del Mundial de Sudáfrica 2010, una empresa china dedicada a los videojuegos le acercó a Alejandro Mancuso un contrato para que se lo de a Maradona con la intención de usar al por entonces todavía técnico de la selección argentina como imagen publicitaria.

Sin embargo, Maradona siempre dijo que nunca firmó dicho vínculo, a pesar que la empresa china reclamó los derechos de imagen al tener el contrato rubricado. Por este motivo, tuvo que someterse a una pericia caligráfica para demostrar que no es su firma.

En las últimas horas, la justicia china corroboró los dichos de Maradona al dictaminar que, luego de la pericia caligráfica, la firma en el contrato no pertenecía al astro argentino, según informa C5N.

Los empresarios que desarrollaron el video juego "Hot Blooded Soccer" utilizaron tanto la imagen como el nombre de Maradona. Extraoficialmente, el periódico chino Shangai Daily informa que el ex técnico de la Selección reclamará un acuerdo por 20 millones de yuan (aproximadamente unos 3,2 millones de dólares) por uso indebido de su imagen.

Los voceros de la empresa china declararon que ellos entregaron el contrato a Mancuso, ya que por las noticias tenían entendido que era ayudante y agente de Maradona. Los mismos voceros declararon que el contrato fue entregado en mano en el domicilio particular de Mancuso y que se lo devolvieron firmado.

Con el dictamen de la justicia china en referencia a la firma de Maradona, ahora restará determinar quién fue el autor de la firma falsificada.