Quién es Miguel Ángel Torrén, el jugador de Argentinos Juniors al que le mataron tres hermanos

Deportes

En la última década, sus tres hermanos fueron asesinados en violentos enfrentamientos en la ciudad de Rosario.

Miguel Ángel Torrén, jugador de Argentinos Juniors, perdió a sus tres hermanos en violentas circunstancias en Rosario. Este lunes falleció Luis, su hermano mayor, quien había sido baleado por dos individuos en el barrio Triángulo el pasado 25 de agosto.

Luis, de 43 años, fue trasladado de urgencia al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez, donde fue operado y se encontraba en estado delicado, pero falleció en las últimas horas.

El 24 de abril de 2010, época en la que Miguel Ángel Torrén estaba por recibir el pase definitivo a Argentinos Juniors tras estar a préstamo en el club Cerro Porteño, de Paraguay, Walter Torrén, quien tenía entonces 32 años, fue asesinado de un disparo en una cancha de fútbol de barrio en Qompi y Aborígenes Argentinos, de Rosario.

Walter se estaba peleando con otro hombre identificado como Omar L., cuando un tercer individuo le disparó en el omóplato.

En 2020, otro de sus hermanos, Gabriel Francisco, apareció muerto a golpes en la madrigada del 21 de mayo en el pasaje Rolla al 4000, también en Rosario. Tenía 36 años.

Si bien un pariente de la víctima y una vecina denunciaron que Gabriel había sido agredido por agentes del Comando Radioeléctrico, el informe preliminar de la autopsia determinó que ninguna de los golpes que había recibido eran mortales, por lo que los investigadores evaluaron la hipótesis de que el hombre haya muerto por un debido a un “delirio agitado”, un estado producido por patologías preexistentes.

El mensaje de Miguel Ángel Torrén a su hermano Luis

“Te nos fuiste nomás, hermano. Peleaste hasta donde pudiste como un guerrero que eras. Ahora te toca descansar y seguro allá arriba te vas a encontrar con mamá, papá y tus otros dos hermanos, y van a volver a estar juntos ahí con Dios”, escribió el futbolista.

Y agregó: “Nosotros acá en la Tierra te vamos a extrañar muchísimo. Te vamos a recordar siempre. Descansá y guíanos desde arriba. Siento un dolor inmenso con tu pérdida, pero voy a seguir jugando a la pelota como vos me decías. Ahora me tenés que mandar fuerza vos a mí para seguir adelante y no aflojar. Te voy a recordar y a extrañar hasta el último día de mi vida”.

Embed

Dejá tu comentario