Qué es el Fair Play financiero: lo que impidió que Messi siga en el Barcelona

Deportes

El club catalán tiene un límite de masa salarial que fue determinante para que el crack rosarino no pueda renovar su contrato.

La salida de Lionel Messi se va de Barcelona detonó en España y en el mundo. El club catalán en un comunicado, que ambas partes habían llegado a un acuerdo, pero el vínculo no se podrá formalizar debido a obstáculos económicos y estructurales (normativa de LaLiga española).

La dificultad para que La Pulga siga en el conjunto catalán es porque Barcelona necesita desprenderse de algunos jugadores para así poder cumplir con el tope salarial impuesto por el Fair Play Financiero que implementó la Liga.

¿En qué consiste esta regla?

El torneo español dictó el fair play financiero en busca de generar más igualdad entre los clubes, que se veían cada vez más lejos del Real Madrid y el Barcelona. Para eso, pusieron un tope de presupuesto, por ejemplo, en el dinero que cada club puede pagar por salarios. A grandes rasgos, la regla que fue implementada por la UEFA en 2019 dicta que un club no puede gastar más de lo que ingresa.

Embed

En ese sentido, Barcelona, teniendo al rosarino, se encontraba muy por arriba del límite de gastos impuesto por la UEFA ya que la masa salarial de los clubes miembros tampoco puede superar el equivalente a 70 por ciento de los ingresos. En caso contrario, esto puede derivar en sanciones, como deducción de puntos, retención de los ingresos percibidos en competiciones e incluso la quita de un título o premio obtenido. A su vez, los clasificados a copas europeas no deberán registrar ninguna deudas con otras instituciones, jugadores u organismos fiscales.

Hasta hoy, según medios españoles, el club catalán superaba esa proporción en un 110 por ciento. Como contrapunto, para poder fichar al argentino el culé necesitaría prácticamente deshacer su actual plantel para poder cumplir con las reglas financieras.

¿Qué pasa si se supera el tope?

Los castigos arrancan con amonestaciones y culminan con la posible descalificación del elenco infractor. Existen varios casos testigos. En 2013, el Comité de Control Financiero de Clubes de la UEFA, sancionó al Málaga, lo privó de participar en la próxima competencia europea a la que clasificaran y se le impuso una multa de 300.000 euros.

Manchester City y Paris Saint Germain también han tenido problemas. Ambos tuvieron que pagar multas de más de 60 millones de euros. Inter, Roma y Marsella también han tenido que abonar grandes cifras por no respetar el Fair Play.

En 2016, Galatasaray de Turquía no pudo disputar competición europea de la temporada 2016/17 y limitó el coste total del plantel por dos temporadas. Otra caso famosos ocurrió en 2018, cuando Milan invirtió más de 200 millones de euros en fichajes, superando así el límite. Los organismos penalizaron al conjunto ‘rossonero’ sin jugar la siguiente edición de la Europa League, para la que se había clasificado.

De todos modos, el caso más resonante sucedió en 2020, cuando el Comité de Control Financiero de la UEFA castigó al Manchester City por haber superado el tope entre 2012 y 2016 con 30 millones de euros y la exclusión de competencias europeas por dos años. Igual, el elenco inglés elevó un reclamo al TAS y finalmente pudo competir en la Champions.

Los medios catalanes indican que el límite salarial de Barcelona para esta temporada era de 348 millones de dólares. Y la crisis del elenco culé es significativa: adeuda a los bancos, solo de intereses 30 millones de euros. Por eso peleó y logró una rebaja salarial en los jugadores del plantel de 122 millones de euros. Así y todo, los números no cierran.

Dejá tu comentario