El arquero de Barracas Central estaba amonestado, le hizo gestos a su rivales y no fue expulsado

Deportes

El conjunto de Rodolfo De Paoli volvió a contar con una polémica en el triunfo que lo clasificó a la final por el ascenso.

En el marco de la última fecha de la Primera Nacional, Barracas Central derrotó a Villa Dálmine y se clasificó a la final por el ascenso a la Liga Profesional de Fútbol en un partido que, una vez más, contó con una polémica en favor del equipo al que asocian con el presidente de la AFA, Claudio Tapia.

Fue tras el agónico 3-1 que liquidó el partido, cuando el arquero de Barracas, Maximiliano Gagliardo, le hizo gestos a los jugadores rivales agarrándose los genitales, por los cuales no recibió ningún tipo de sanción.

https://twitter.com/locosxungol/status/1460368028579741697

El árbitro Pablo Dóvalo argumentó que ni él ni sus tres asistentes lograron divisar algo que pareció verlo toda la cancha. El agravante es que Gagliardo estaba amonestado y de ser expulsado, se perdía la final.

Dejá tu comentario