El plantel de Boca pasó la noche en Belo Horizonte y regresará a la Argentina esta tarde

Deportes

Modificaron el plan debido al enfrentamiento que tuvieron varios jugadores con la policía en el vestuario, después de que el equipo sea eliminado de la Copa Libertadores ante el Mineiro.

El plantel de Boca Juniors, el cuerpo técnico encabezado por el entrenador Miguel Ángel Russo y dos de los integrantes del Consejo de Fútbol pasaron la noche en Belo Horizonte luego de la escandalosa eliminación en los octavos de final de la Copa Libertadores y recién regresarán a la Argentina esta tarde.

La delegación "Xeneize" abordará un vuelo chárter a las 15 para trasladarse desde Belo Horizonte a Ezeiza, el plan que se trastocó debido a los incidentes que se produjeron luego del partido ante el Mineiro, en una derrota por penales (3-1) que se produjo luego de haber igualado cero a cero al cabo de los 90 minutos.

Boca tenía previsto emprender el vuelo chárter de regreso a la Argentina a las 23.15 de anoche para llegar a Ezeiza a las 2.40 de esta madrugada. No pudieron tomar ese vuelo porque a delegación debió prestar declaración en la comisaría sin poder descender de los ómnibus para no romper la burbuja sanitaria.

Debido a la tardanza en las declaraciones y como el aeropuerto de Belo Horizonte cierra su actividad a las dos de la madrugada, la delegación debió pernoctar en la ciudad, y el regreso se pospuso para esta tarde.

El escándalo se generó por el malestar de los jugadores de Boca por un gol anulado al lateral Marcelo Weigandt a instancias del VAR que le hubiera dado al equipo la victoria y el pase a cuartos de final. Con el partido empatado sobrevino la definición por penales que ganaron los brasileños y en los vestuarios el caos con agresiones cruzadas entre el presidente del Mineiro, Sergio Coelho, algunos jugadores y dos integrantes del Consejo de Fútbol, Jorge Bermúdez y Raúl Cascini.

La policía brasileña imputó a los jugadores Sebastián Villa, Carlos Zambrano, Javier García, Carlos Izquierdoz, Marcos Rojo, al entrenador de arqueros Fernando Gayoso, al ayudante de campo Leandro Somoza y a Cascini.

"Los incidentes se iniciaron porque un delegado de Conmebol denunció una agresión y después se debieron utilizar los gases lacrimógenos para disuadir la situación", justificó lo sucedido el miembro de las fuerzas de seguridad locales, Santiago Mayor.

Ese comienzo de los disturbios se produjo cuando los futbolistas fueron a los pasillos del vestuario a reclamarle al árbitro uruguayo, Esteban Ostojich, quien a instancias del VAR anuló el gol legítimo de Weingandt a los 17 minutos del segundo tiempo, y luego la policía empezó a lanzar gases hacia la zona del ingreso del vestuario visitante.

En las imágenes televisivas también se ve como el presidente del Mineiro, Sergio Coelho lanza una botella de agua a los jugadores de Boca que estaban del otro lado del vestuario en el medio de un caos general.

La situación motivó la intervención del embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, quien se ocupó de asistir al plantel de Boca ante la posibilidad de que varios fueran detenidos.

Dejá tu comentario