¿Por qué no viajó Riquelme a Brasil?

Deportes

A Boca lo despejaron de lo que debería haber sido una victoria, eso no está en discusión, pero la imagen que da vuelta al mundo del xeneize es la de dos dirigentes-empleados arengando a jugadores profesionales a agarrarse a piñas como en la época de las cavernas.

¿Cómo puede ser que la autoridad máxima hoy de Boca, que es Juan Román Riquelme (es más importante que Ameal), luego del "robo" que sufrió el equipo de ida en La Bombonera, no haya viajado a Belo Horizonte con el plantel profesional?

¿Cómo puede ser que la suerte de Boca a nivel dirigencial esté al mando de dos ex jugadores, empleados a sueldo del club, que cumplen el rol de dirigentes, Raúl Cascini y Jorge Bermúdez, quienes ni siquiera son hinchas del club, y no del referente máximo de la entidad?

raul casini

Nadie puede discutir que a Boca lo despejaron de manera artera y vergonzosa de la Copa Libertadores. Pero qué hace Riquelme viendo el partido desde el sillón calefaccionado de su casa mientras a Boca, literalmente, le meten las manos en el bolsillo. Inexplicable.

Las imágenes de los jugadores de Boca amenazando con un matafuego como Marcos Rojo, Villa tirando una valla, Leandro Somoza cuál barra arengando a la pelea en lugar de calmar teniendo en cuenta su rol en el cuerpo técnico, son repudiables pero con las pulsaciones a mil, luego del despojo se podrían comprender más allá de no justificar.

Pero la imagen de Cascini, como era dentro de la cancha, un patotero con características de pendenciero, sobre todo cuando tuvo la camiseta de Boca puesta, agarrándose a piñas, corriendo un seguridad con la excusa que algo le dijo es de lo peor de la historia del club de la ribera.

Para acompañar, dando pasos para atrás, Bermúdez acompañó insultando y nunca trató de contener a los jugadores. ¿Si Villa que agarró una valla delante del colombiano se goleaba gravemente y el club se perdía un pase de millones de dólares qué hubiera pasado?

12tuitera.mp4

Video @La12tuittera

Boca está acéfalo, Amor Ameal no puede viajar y ya es un hombre grande, al club le queda este Riquelme hablando con sus programas amigos para decir lo que todos vieron, que a Boca lo robaron, pero para que eso no sucediera él tendría que haber viajado pero eligió el sillón calefaccionado de su casa.

Dejá tu comentario