Messi no quiso hablar de Javier Tebas, pero con sus gestos lo dijo todo

Deportes

El director del Laboratorio de Investigación en Comunicación No Verbal, analizó en exclusiva para minutouno.com el lenguaje corporal de Messi con el fin de descubrir qué dijo Leo más allá de sus palabras.

El fútbol aún no se repone del gran impacto que generó la noticia de la salida de Lionel Messi del Barcelona. En una conferencia de prensa de aproximadamente 30 minutos, el mejor jugador de fútbol del mundo rompió en llanto ante la prensa española en lo que fue un intento por dar un último mensaje sobre su salida del club catalán.

Mucho se ha dicho sobre las palabras de Messi. Sin embargo, pocos se han detenido en el mensaje del cuerpo del astro futbolístico.

Analicemos detenidamente algunos gestos, con el fin de verificar la congruencia o contradicción en sus palabras, entendiendo que nuestra Comunicación No Verbal revela nuestras emociones más profundas, con mucha más precisión que nuestro discurso verbal.

A continuación, señalaremos algunos detalles sobresalientes del lenguaje corporal de Leo:

El rostro tapado

Ocultar el rostro con ambas manos como lo hizo Leo antes de dar comienzo a la conferencia de prensa, es un gesto bajo el código CC73 (código de comportamiento) en el gran nomenclador publicado en 1978 - y actualizado permanentemente-, por Paul Ekman y Wallace Friesen. Dicho código se corresponde con una emoción intensa en el contexto de una pérdida como antesala del duelo. En general, salvo mínimas excepciones, es un código que denota sinceridad en el dolor que se padece. Casi no se lo ha visto ligado a escenas de simulación por lo cual podemos afirmar que Messi se siente profundamente dolorido y no hay elementos de duda al respecto.

imagen.png

La tristeza de Messi

Las 3 principales unidades de acción que reflejan tristeza; las cejas subiendo al centro (UA1), los labios deprimiéndose en las comisuras (UA15) y la elevación del mentón (UA17), aparecen de modo reiterado pero claro durante todo el encuentro dejando al descubierto su profundo pesar.

imagen.png

La mano en el cuello

En los primeros minutos vimos a Messi colocar su mano izquierda en la nuca y pasarla sutilmente por el cuello en un claro gesto de vulnerabilidad. Protegemos nuestro cuello cuando nos sentimos amenazados o vulnerables.

imagen.png

Este comportamiento remite a la memoria de nuestra especie ya que los depredadores nos atacaban en el cuello que es una parte muy sensible de nuestro cuerpo. Messi se siente vulnerable e indefenso en esta situación en la que debe marcharse del Barcelona

Lo que Messi prefiere callar

En repetidas oportunidades, al referirse a su salida del club, Messi pasó una de sus manos, por encima de la boca, tapándola parcial o totalmente. Dicha gestualidad está ligada a la información que ocultamos cuando sabemos que lo que tenemos para decir puede perjudicarnos.

imagen.png

Leo tiene mucha más información y un deseo reprimido de mencionar detalles de la situación, pero prefiere auto censurarse. En otras palabras, sabe más pero no lo dice.

Autoconsuelo

Al señalar que “me voy más que conforme”, el futbolista acaricia su rostro suavemente con su mano izquierda. Es un gesto involuntario de auto consuelo. Lo hacemos, instintivamente – por ejemplo- cuando nos golpeamos, frotándonos para consolarnos.

imagen.png

Es una reacción propia de nuestra especie ante situaciones que nos resultan dolorosas .Mediante este gesto, Leo nos dice que se siente desconsolado ante la situación.

El mensaje clave al mencionar a Javier Tebas

Quizá lo más relevante de la entrevista sea el momento en que un periodista le pregunta ¿“si se le pudieras decir algo a Javier Tebas … qué le dirías”? Recordemos que Tebas es el presidente de la Liga Nacional de Futbol Profesional y es señalado como el responsable del fracaso de la renovación del contrato de Leo. En su respuesta, Messi señala que desconoce el entramado de la situación y que “no tengo nada que decirle a Tebas”, sin embargo, su cuerpo comienza con un sugestivo movimiento pendular oscilatorio. Este movimiento kinésico se ve comúnmente en personas que ocultan información o modifican la historia ocultando parte de los hechos. La inestabilidad que nos produce el temor a ser descubiertos, se refleja rápidamente en nuestro cuerpo en una sutil oscilación. En este punto consideremos que es probable que Messi prefiera no mencionar las diferencias con Tebas en consonancia con su perfil históricamente alejado de los conflictos.

Asimismo, Messi saca la lengua (UA19) mostrando una gestualidad que indica contradicción con lo que dice.

imagen.png

Este gesto ha sido estudiado en interrogatorios y aparece segundos antes de que las personas cambien el discurso o la historia que están contando para no decir lo que sucedió o lo que piensan al respecto. Claramente podemos decir que Messi sabe “el entramado de lo que pasó” y prefiere callarlo.

Finalmente y para que nos queden dudas lo que siente Messi respecto de Tebas, al mencionar su nombre Leo refleja en su rostro la Unidad de Acción N° 10 que remite a una de las siete emociones básicas universales; el asco o rechazo.

imagen.png

Los mamíferos humanos también lo usamos – como los perros- para marcar y delimitar el territorio marcando un espacio entre lo que vemos (algo o alguien desagradable) y nosotros.

A la luz de su lenguaje corporal, podemos afirmar que Messi siente tristeza y una sensación de gran vulnerabilidad y una inquietud que le produce inestabilidad a la hora de referirse al presidente de la Liga -por el que siente un profundo rechazo- al tiempo que prefiere callar algunas cuestiones que lo incomodan.

Como vemos, las palabras señalan parte de la verdad ya que como siempre decimos en nuestro laboratorio, nuestro cuerpo no sabe mentir.

Instagram: @hlescano

Hugo Lescano es Consultor externo de la OEA (Washington) en Comunicación No Verbal y Negociación. Además dirige el Laboratorio de Investigación en Comunicación No Verbal con sede En Buenos Aires.

Dejá tu comentario