Guillermo Coppola recordó a Maradona: "Lo vi en el cajón y tenía un aspecto que no era el de la cancha de Gimnasia"

Deportes

En diálogo con C5N, el ex representante de Diego rompió el silencio y habló sobre Cuba, Matías Morla y los detalles del entierro.

En el marco de la reedición del programa autobiográfico “Yo, Guillermo ” que se emite los sábados por C5N, Guillermo Coppola recordó las anécdotas con Diego Maradona y habló sobre la particular relación que los unió durante tantos años.

Fue una historia de amor, una relación de novela entre dos amigos donde el sentimiento primaba sobre todas las cosas”, expresó sobre el capítulo que pudo verse el sábado, donde rememora la estadía con Maradona en Cuba durante cuatro años en Las Praderas.

Sobre todo en los últimos años donde no había cuenta bancaria, no había grandes contratos, sí existía la necesidad del amigo, de que uno lo acompañara en ese lugar que los médicos habían elegido para que él estuviera más tranquilo, que era Cuba”, agregó.

Aquella noche, Maradona estaba celebrando su cumpleaños lejos de sus afectos y de sus hijas, Dalma y Gianinna Maradona y de Claudia Villafañe: “Él había hecho un cartel gigante con una foto donde escribió cosas hermosas que me las llevo conmigo y las tengo autografiadas”, expresó sobre la famosa foto donde apareció su nombre tachado.

Guillermo Coppola rompe el silencio

“No puedo renegar de eso porque lo conocía así, de esa manera. Fue una importante historia de dos amigos que se amaron y un día dijeron basta. Fue ahí en Cuba cuando sentí que ya no era lo mismo. Lo enfrenté y él, con una seguridad absoluta cuando nos estábamos despidiendo me dijono te des vuelta porque si te das vuelta seguro no te vas’ ”.

La marca y la herencia de Maradona, según Coppola

Tras el fallecimiento de Maradona, comenzó la incógnita sobre qué pasará con la herencia del Diez. En ese sentido, la marca “Diego Armando Maradona” en diversas categorías quedaron registradas a nombre de una compañía en la cual Matías Morla tiene entre el 70 y el 80 por ciento.

Seguramente fue una decisión conjunta que tomaron con el doctor Morla”, manifestó Coppola al respecto y diferenció su situación de la quien fue el abogado de Maradona hasta sus últimos días.

"Teníamos una sociedad y yo tenía un poder general amplio para hacer lo que quisiera. Cuando decidimos separarnos entendí que lo que correspondía, sin que me llegara una carta, residí el poder y las acciones de manera inmediata”, contó sobre su experiencia personal.

Para Coppola, los herederos “tendrían que ponerse de acuerdo y decidir ellos”.

Y sobre la herencia aseguró: “Que yo sepa, hoy tiene cinco hijos”, dijo enumerando a Dalma, Gianinna, Jana, Diego Jr. y Dieguito Fernando, y agregó: “Después si hay otros, perfecto. Aparentemente se hicieron otras presentaciones, pero yo no soy ese que piensa que 'en Cuba tiene cuatro hijos'. De Cuba él se vino en el 2005, pasaron 15 años. ¿No hubo reclamos durante esos 15 años? … Estos chicos que hicieron los reclamos merecen ser tenidos en cuenta para que la cosa quede clara”.

La intimidad del entierro

El cajón se cerró a las seis de la mañana para que entrara la gente. Lo que vimos excede cualquier organización”, expresó Coppola sobre el último adiós a Maradona. “En el entierro estaban sus hermanas, su hermano Lalo, sus hijas, Claudia, Verónica. Un grupo muy reducido. La familia. Ahí se logró lo que él no logró mientras vivía y hubiese querido. Él era el capitán del barco”, recordó.

Agradezco a toda la familia que me dio ese lugar”, dijo sobre su presencia, y sobre la ausencia de Morla indicó: "Yo lo hubiese intentado, yo hubiese ido igual", y agregó: "Diego merecía recibir ese cariño que uno le tuvo y le seguirá teniendo, es difícil cuando no te dan el lugar para hacerlo".

Y por último mencionó: “No lo podía creer, lo vi en el cajón tenía un aspecto que no era el que tenía ese día cuando salió a la cancha de Gimnasia”. Lejos de cuestionar por qué fue aquel día al estadio, reconoció: “Lo conozco, se habrá querido levantar, ir al partido, que su hijo lo acompañe. Siempre esas cosas eran las que tenía él, que te tenías que pelear para que tratara de no hacerlo, porque tenía su carácter y era un chico caprichoso”.