El dolor de Tito Noir al recordar el rumor que lo vinculaba a Sebastián Peratta

Deportes

El ex jugador de Newell's recordó el episodio que le tocó vivir, cuando la versión de un romance con un compañero de ese momento comenzó a surgir.

Ricardo Noir, jugador de Boca, Racing y Newell's, recordó con dolor el difícil momento personal que vivió en su etapa en la "Lepra" (2011-12), cuando un rumor malicioso terminó en repudiables cargadas homofóbicas.

"En ese momento me tiraron al piso. La verdad que fue un momento muy triste. De la noche a la mañana, no entendía qué pasaba. Arrancó mi hermana diciéndome: 'Che, ahí puso uno tal cosa'. Le dije que no le dé bola. Al rato, era un quilombo. No entendía nada", expresó Tito, para comenzar su duro relato.

"Iba a buscar a mi hija más chica al jardín y no la fui a buscar más. Una vergüenza tenía... Salía predispuesto a pelear con alguien. Me decían algo y cómo no iba a pelear... Imaginate la bronca que yo tenía", añadió el delantero.

Durante esa temporada, en Rosario, comenzó a circular la versión de un romance con el arquero Sebastián Peratta, compañero suyo en la Lepra. Todo desembocó en cargadas homofóbicas por parte de los hinchas de Rosario Central, quienes incluso llegaron a colgar una bandera acerca de ellos en el Gigante de Arroyito.

"Me quise ir para mi casa. Si querían cagarme los de Central, lo lograron. Yo nunca había dicho nada. A mí me liquidaron. Anímicamente ese año fue terrorífico", contó en diálogo con el programa Mundo Boca Radio.

A su vez, Noir recordó cómo fue su charla con Gerardo Martino en aquel entonces: "Vino el Tata. Por un lado, estaba feliz de que me iba a dirigir. Y, por el otro, no quería estar más. Me encierra en la sala de videos del complejo de Newell's. Me dice: 'Mirá, Tito. Quiero parar el equipo así, me gusta jugar con dos por afuera. Vos tenés las características'. Y yo le dije: 'Tata, la verdad, no quiero estar un solo día más acá. La estoy pasando muy mal. No salgo a la calle, salgo de entrenar y me encierro en mi casa. Mi mujer y mi nena me ven llorar todos los días'".

"Hay que ponerle límite a las cosas. Uno capaz lo dijo en modo de joda y a mi me mató. Mi familia se ponía mal a la par mía. Fue un momento desagradable que no se lo deseo a nadie. O lo superaba o no podía jugar más al fútbol", reflexión Tito Noir, a casi una década de aquel episodio que marcó una etapa de su carrera.

Embed
Sumate al canal de Telegram de minutouno.com

Dejá tu comentario