Qué pasará con el dólar en octubre

Economía

El 30 de septiembre finaliza la vigencia del denominado "dólar soja" y el Banco Central afronta un panorama complicado para acumular reservas.

Una de las preguntas claves que comienzan a hacerse los operadores financieros es qué ocurrirá con la cotización del dólar luego de que el 30 de septiembre próximo finalice la vigencia del denominado "dólar soja".

En medio de la disparada de las cotizaciones financieras de la divisa norteamericana, el Banco Central no logra hacer pie con la recuperación de reservas, y a pesar de que logró realizar fuertes compras con sus últimas intervenciones, debió resignarlas para pagar importaciones y un vencimiento de deuda con el FMI.

Si bien ingresaron unos US$ 5.500 millones de la agroindustria, las reservas apenas crecieron en unos US$ 1.000 millones en septiembre, lo cual refleja el exigente panorama que afronta el BCRA.

Venta de soja récord pero excepcional

Las ventas (operaciones a precio cerrado), que promediaban 400 mil toneladas semanales en agosto, se ubicaron en 2,8 millones de toneladas en la primera semana de setiembre, y en 3,1 millones en la segunda.

De la mano de esta comercialización de soja que será récord y hasta más alta de la seguramente prevista (se ubicaría entre 9,3 y 11,9 millones de toneladas), la liquidación de divisas agroindustriales de septiembre podría ubicarse en un rango también excepcional de hasta US$ 6.600 millones, un aumento muy fuerte respecto de los meses previos.

Si bien el mes no está todavía cerrado, todo indica que el récord de comercialización de septiembre incluirá ventas de soja que ya debería haber estado vendida (catch up), otra que se vende usualmente en el propio septiembre e incluso ventas de octubre (u otros meses) que se estarían adelantando.

Esta elevada comercialización y liquidación de divisas de septiembre es un fenómeno claramente excepcional, siendo de esperar una caída importante en los últimos tres meses del año, a medida que la comercialización se regulariza volviendo a un patrón histórico, y considerando que los granos que se pueden vender son sólo aquellos producidos en el ciclo, descontadas las existencias que usualmente se mantienen, advierten especialistas.

Qué pasará en octubre, noviembre y diciembre

En octubre la liquidación podría ubicarse entre los US$ 1.250 millones y US$ 1.650 millones, se recuperaría levemente en noviembre, pasando a un rango de entre US$ 1.350 y US$ 1.800 millones, y volvería a mejorar en diciembre por el ingreso al mercado de los cultivos de invierno (US$ 2.000–US$ 2.550 millones).

Más allá de los interrogantes que genera el precio que está pagando el Banco Central para engrosar sus activos en el actual contexto inflacionario, otro tema no menor es lo que puede suceder después del 30 de setiembre, una vez que finalice el actual programa de estímulo a las exportaciones del complejo sojero.

Lo que se están vendiendo son los granos producidos en el ciclo agrícola 2021/22 (un stock) y que una vez que éstos se vayan agotando, deberá esperarse hasta el ingreso de la nueva cosecha en el segundo trimestre 2023 para tener un flujo de exportaciones significativo.

También debe repararse en que a mayor efectividad del dólar soja en términos del volumen que se termine comercializando en septiembre, menor será el remanente de granos que quedarán para el último trimestre del 2022 y primer trimestre del próximo año.

Embed

Dejá tu comentario