Las inauguraciones de la Rural: una historia de codazos, empujones y alfombras rojas

Economía

En otra inauguración de la exposición Rural de Palermo, la ausencia del presidente Néstor Kirchner es señalada como un nuevo cortocircuito entre el agro y el Gobierno.

Sin embargo, la historia de la exposición es rica en desencuentros y zancadillas, y su derrotero coincide con el de la Argentina.

La Sociedad Rural Argentina se crea en 1866, en pleno auge de la construcción de la Argentina Agroexportadora: Su primer presidente José Martínez de Hoz, uno de los mayores propietarios de tierras del momento.

El 30 de agosto de 1930, el acto inaugural se suspendió por las cataratas de silbidos e insultos que recibió el presidente radical Hipólito Irigoyen: Los ganaderos protestaban porque su influencia mermaba en el poder político, que empujaba un tibio industrialismo. Sólo un ministro y el vicepresidente pertenecían a la Sociedad Rural. Seis días después. Irigoyen era derrocado.

En la inauguración de la exposición de 1935 (en plena “década infame” con un gobierno alternado entre militares y fraudes electorales) el embajador inglés improvisó un discurso en el cual afirmó que la Sociedad Rural era la personificación de la amistad anglo-argentina..Era la época de la venta de carnes a los frigoríficos ingleses en condiciones de monopolio.

En 1945, durante el gobierno de Juan Domingo Perón, que impulsaba con fuerza la sustitucion de importaciones industriales, sucedió que por primera vez en la historia no concurrió ningún miembro del gobierno a la inauguración. Los asistentes insultaron contra los oficiales del ejército y aclamaron al líder de la oposición, el embajador norteamericano Spruille Braden.

En la inauguración de 1966, la Sociedad Rural recibe al presidente de facto Juan Carlos Onganía, que ingresa en la carroza que había usado la Infanta Isabel:. El entonces presidente de la institución Faustino Alberto Fano sostiene en su discurso: “Si en todos ha renacido la esperanza, si el anhelo común es reconstruir la Argentina, si aspiramos al bienestar general positivo (…) entonces nuestros primeros deberes han de ser asumir la total responsabilidad que nos compete, trabajar a conciencia en orden y disciplina”.

El último gobierno militar surgido del golpe de 1976 le entregó la Secretaría de Ganadería a la Sociedad Rural representada por Jorge Zorreguieta (el padre de Máxima Zorreguieta) . El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Celedonio Pereda, dijo en la inauguración del 31 de julio de 1977:”El proceso de moralización iniciado en marzo de 1976 se nota en todos los niveles del cuerpo social. Es indudable que cuando las autoridades dan el ejemplo con su actitud de austeridad, ecuanimidad y sobrio uso del poder promueven la emulación y el respeto de todos”.

Raúl Alfonsín inauguró en 1984 la tradición del discurso presidencial en el primer día de la muestra, aunque pronto se arrepentiría de hacerlo: Tres años después, el presidente sería silbado en ese mismo espacio por los asistentes, junto a su secretario de Agricultura, Ricardo Campero.

Durante el menemismo, las relaciones entre la Sociedad Rural y el gobierno fueron de tira y afloje constante: el oficialismo priorizaba un dólar bajo que convertía las exportaciones agrícolas en poco competitivas. Sin embargo, Enrique Crotto, presidente de la organización en aquellos tiempos, felicita en agosto de 1996 al  ministro Domingo Cavallo por su excelente gestión y agrega: “las cuentas fiscales hay que equilibrarlas pero no en perjuicio del sector más importante de la Nación.”.Dos años después, en la debacle del menemismo, se produce el incidente de los “batatas” de Alberto Pierri:
Barrabravas que, ante la certeza de una chiflatina por parte de los ruralistas, fueron a alentar al Presidente e intimidar a los asistentes.

En marzo del 2000 cuando el país estaba al borde del colapso, Crotto vuelve a solicitar, en sintonía con el FMI, mayor apertura económica y desregulación  contra el “excesivo proteccionismo explícito a sectores ineficientes de la economía”.

Dejá tu comentario