Enrique Pinti y su valiente monólogo contra la homofobia

Espectáculos

Parece chiste, pero recién el 17 de mayo de 1990 la OMS eliminó la homosexualidad de las dolencias psiquiátricas. Enrique Pinti se plantaba contra la homofobia.

En 1985, Argentina recién salía de una sangrienta dictadura cívico-militar en la que se persiguió, también, a los homosexuales. Enrique Pinti cerraba el espectáculo con un monólogo en el que bajaba línea contra el racismo y la homofobia.

Por respeto a su memoria la transcripción será textual. Para Enrique Pinti no existían las malas palabras.

Advertencia: lenguaje explícito

y2mate.com - Enrique Pinti Homofobia y otros prejuicios_360p.mp4

La pagás acá... El que no va a la lona porque es judío, va a la lona porque es musulmán; y el que no porque es coreano; y la que no porque es mujer; y la que no porque es madre soltera; y el que no porque es discapacitado; y el que no porque es aborigen; y el que no porque es puto, se la come, se la traga, habría que matarlos a todos. Los putos, las lesbianas son la peor mierda que hay, son el rostro innoble de la sociedad, son toda la gente degenerada, esa gente no puede ser moral no puede ser una mierda. Hay que matarlos a todos, los que no se pueden curar de la cabeza, son toda gente loca, ¿te das cuenta? Hay que matarlos a todos. Son todos violadores de niños, toda gente que no pueden tener ningún sentimiento como la gente, hay que matarlos a todos, pero claro… yo prefiero tener un hijo ladrón y no un hijo gay señora… porque un hijo ladrón es una persona normal, quiero decir sexualmente normal… el mío habrá salido malo pero me puede dar un nieto bueno. ¿Un puto que me va a dar? Vergüenza.

(Con voz de machirulo) Yo prefiero tener un hijo asesino a tene’ un hijo puto, llego a tener un hijo puto y lo hecho de mi casa, para mí se murió; ¡El día que venga a traer flores a mi entierro salgo del cajón y lo cago a patadas!

(Efusico) Todavía hay que explicarle a esta sociedad homofóbica, estúpida, mal cogida e ignorante que los seres humanos merecemos ser juzgados por lo único que de verdad le importa a Dios, por lo que somos por dentro y por la capacidad de amor y de afecto que tenemos para nuestros seres queridos, ¡SI! Para nuestros padres, para nuestras madres, para nuestros amigos, para nuestros hermanos, para nuestros amores y ¡no por lo que hacemos con el culo!

Todavía hay que explicarle a esta sociedad ridícula y estúpida que si un ser humano tiene una conducta sexual diferente al resto de la mayoría, y con esa conducta sexual en todo caso está en falta con los dogmas de una religión, muy bien, tendrá que ser Dios el que lo castigue… pero de Dios abajo lenguas en el culo. ¿Quién se siente en este mundo de anormales lo suficientemente normal? ¿Quién se siente normal en un mundo que ha terminado por asesinar hasta su hábitat? ¿Quién puede sentirse normal por lo que haga con el culo o con la vagina? Como se puede ser tan hijo de puta, tan insensible, tan forro y tan ignorante? ¿Quién mierda puede tirar la primera piedra? Si lo único que importa es el amor, la pasión; si lo único que interesa es ese único sentimiento maravilloso...

De donde sacan la gente heterosexual que son mejores o peores que los homosexuales y de donde podrá sacar un homosexual que es mejor o peor que un heterosexual por lo que hace con el sexo, si somos todos seres humanos y lo único que importa son tus hechos y tus actos.

¿Cómo mierda las parejas heterosexuales pueden considerarse más morales? Con la cantidad enorme de parejas heterosexuales que se meten los cuernos, que abandonan a sus hijos, que se pelean en una pelea horrorosa de verdulería con los chicos en el medio; y esos divorcios donde los chicos sufren los peores trastornos. ¡Hijos de puta! Que después dejan tirados a sus hijos. Forros de mierda que no le pasan la mensualidad a su mujer para que mantenga a los hijos que él ayudó a tener.

Turras bananeras que le meten los cuernos al marido mientras se está deslomando. Reverendos hijos de puta que le faltan el respeto a su mujer y a la institución (familia) haciendo acoso sexual a todas sus subordinadas y empleadas, y si no las echan. ¿Y ESA GENTE HABLA DE NORMALIDAD? MANGA DE HIJOS DE PUTA.

Vayan, vayan al pabellón de los sidosos del hospital Muñiz o del Hospital Fernández y ahí van a ver parejas homosexuales, uno de los cuales esta muriendo de SIDA. Van a ver el amor de la persona que queda viva, van a ver el amor desesperado de la persona que está muriendo; y van a ver como el tipo que está vivo vende hasta lo que no tiene y trabaja 14 horas para que su compañero tenga una muerte digna. Y ahí cuando vean esa pareja recién empecemos a hablar de amor y de normalidad. La única pareja normal es la que se ama, la que se quiere y la que deja los huevos para mantener al otro; y los demás es mierda y es cagada…

Por suerte esa gente sorete mal cagada, LOS MATAPUTOS DE MIERDA QUE HAY EN ESTE PAIS la pagan y la pagan acá… ¡Porque todo te llega!

Vos dijiste judío de mierda, negro de mierda y puto de mierda, algún día te van a decir viejo de mierda… de esa no te salvas, a menos que un cáncer te haga concha a los 60, un sincope te deje seco a los 40 en pleno polvo o un SIDA te reviente por imprudente a los 17 que bastante castigo de Dios es; el resto va a tener que aguantar acá.

Cuando se te caiga el pelo, el culo, la cirugía, las tetas, los soretes, y seas una masa osteoporósica maloliente, con los pañales cagados y estés en la cola de la jubilación, ahí vas a saber lo que es ser un marginado hijo de puta y nadie te va a ayudar. ¿Y sabes qué? Si sos rico, peor, porque a los viejos ricos no les va a tocar: “por favor con todo el dinero que tengo que me importa a mí la jubilación”.

No, si no te va a joder la jubilación, cuando seas rico te va a joder tu familia… Te quieren heredar y no ven la hora de que revientes, vas a salir en los diarios con el cráneo destrozado a martillazos por un sobrino de mierda, por una casa chorizo en “Villa Culo”. Imaginate que si por una casa chorizo lo matan, lo que pueden hacer por un yate y una estancia, te meten en un manicomio, te hacen mierda, te meten en una maquina de picar carne; no vales un carajo, vale tu guita nada más.

Y ahí te acordaras de este otario, que un día cansado se puso a ladrar.

Embed
Sumate al canal de Telegram de minutouno.com

Dejá tu comentario